Los gobiernos se enfrentan al reto del sector financiero

Si hay una lección que esta crisis financiera nos ha enseñado, es que la financiación es en realidad un fenómeno mundial. El primer aviso de advertencia sobre la crisis subprime, no tiene nada que ver con ningún anuncio de la Reserva Federal, que lo único que hizo fue la función de desperator para algunas mentes dormidas. Antes de que los americanos movieran ficha, el Banco Central Europeo, se desembolsó cerca de un centenar de millones de euros un 9 de agosto de 2007 para hacer frente a la casi quiebra del Banco Alemán IndustrieKredit y el anuncio de BNP Paribas, una de las entidades aconsejadas por el yerno del señor Aznar, con dificultades en fondos vinculados a subprime.

La crisis financiera llegó a demostrar que el contagio tuvo lugar en todo el mundo y que era necesario menos de una semana para poner a todos los mercados financieros globales en riesgo. La fila de fichas de dominó continuaba con Lehman Brothers, AIG, Fortis y muchas otras instituciones. El terremoto financiero no había hecho más que empezar.

Sector Financiero Mundial

Sector Financiero Mundial

Frente a esta realidad, muchas cumbres y un sinnúmero de sesiones plenarias en todo el globo han dado lugar a la conclusión de que el diálogo es útil y necesario, mientras que las posibilidades de las intervenciones son de carácter nacional. Es desde el consenso desde donde se puede reorientar la crisis. Un consenso en el que no vale todo, ni siquiera las «ocurrencias» de nuestros gobernantes. Pienso que no ha habido nada más doloroso para nuestros políticos (si alguno todavía tiene conciencia) que ver como las políticas que han puesto encima de la mesa no valen para nada (que se lo pregunten a los albañiles del Plan E) y que hay una incapacidad generalizada para gestionar el problema a nivel mundial. Cuando digo nivel mundial, hablo de Europa y Estados Unidos principalmente, que son los principales afectados.

Los Estados Unidos están en una situación especialmente crítica: es en el mercado que se han desarrollado las técnicas de especulación financiera que ahora nos pasan la cuenta. Han permitido que las empresas y, más en concreto, el sector financiero funcionaran con una opacidad aberrante que se estructuraba alrededor del corto plazo y los pagos en efectivo. En resumen, el sector financiero ha mostrado una total irresponsabilidad y lo mejor de todo es que la única presa de tanto desdén estaba en Washington con la Reserva Federal y el Tesoro, últimos responables al ser entidades reguladoras.


En este tiempo ha habido varias cumbres internacionales, a las que han acudido nuestros gobernantes con los medios de comunicación por delante. Había que poner, entre todos solución a esto. Hasta los franceses nos dejaron una silla para que escucháramos como Obama salvaría al mundo en cinco meses y después descansaría. Lo curioso es que en ningún momento ha sido considerada en Washington la posibilidad del Estado de reformar la legislación para evitar que los de siempre se lleven la pasta. Desde la semana pasada, la arquitectura de esta reforma fue anunciada por el presidente Obama, el aumento del poder de la Reserva Federal y el establecimiento del marco de la reforma más ambiciosa desde los años siguientes a la Gran Depresión. De una u otra forma, esta reforma empezará a funcionar a finales de año, ahora que el Congreso y los grupos de presión ya se han encargado de dejarla casi sin contenidos.

Italia nos invita a la cumbre del G8

Italia nos invita a la cumbre del G8

Europa por su parte, se ha visto más involucrada en el lío de la crisis mundial de lo que nadie habría esperado. La estrategia de culpar a los Estados Unidos (responsable) y subir los impuestos a la chita callando no ha servido para nada. El hecho de que la mitad de los activos tóxicos estuvieran metidos en los bancos europeos controlados por una multitud de organismos reguladores es mejor no recordarlo. Mejor balones fuera que vamos ganando y echamos la culpa a los americanos.

Con mala fe y un poquito de mala ostia, los gobiernos de algunos estados miembros han culpado a la Comisión Europea por su liberalismo y su falta de acción, al Banco Central Europeo por defender la ortodoxia fiscal y su lucha contra la inflación, mientras que es una responsabilidad nacional. Todavía estoy esperando la sincera admisión de responsabilidad de los gobiernos europeos en su cuota del desastre económico (Jose Luis Rodríguez Zapatero incluído).

La dificultad de tomar medidas en tiempo real a nivel europeo es real. A la hora de tomar decisiones importantes, los Estados miembros se encuentran divididos, al igual que existen diferentes concepciones de la economía. El continente, liderado por Alemania y Francia está tratando de utilizar las reformas reglamentarias para reducir la influencia de la ciudad de Londres, que es la única oportunidad para que Europa pueda tener un centro financiero mundial. También en este caso, hay un sentimiento de impotencia exacerbado a causa de los antagonismos nacionales y la cumbre de Bruselas la semana pasada fue la triste demostración. Es hora de que los gobiernos europeos acepten la realidad que ellos mismos crearon y que incluyan a sus ciudadanos y les digan claro que hay límites entre el ámbito nacional y europeo.

No es honesto pretender que resolver la crisis a nivel europeo, incluso cuando la comisión presidida por el distinguido Gobernador Jacques de la Rosiere no ha propuesto una autoridad para el control de los mercados europeos que se capaz de comunicarse con Washington y que tome medidas para toda Europa con un verdadero poder de aplicación y autoridad. Todo esto explica por qué el resultado más significativo de las elecciones europeas es la abstención en casi todos los países.

El período de sobriedad y de trabajo ha llegado: la retórica ha demostrado su incapacidad para reformar el sector financiero. La tarea es inmensa. Razón de más para empezar de inmediato. Pero será realmente útil si los gobiernos reconocen que el «problema de la financiación» es global.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...