Zapatos para la pobreza infantil

En 2006, el viajero americano Blake Mycoskie llegó a una aldea de Argentina. Allí entabló amistad con muchas personas pero se dio cuenta de que los niños no tenían zapatos. La pobreza y la dureza con la que vivían esos chavales le conmovió. Que vayan descalzos por la calle es todo un problema y un peligro para ellos.

Toms

Comprando unos zapatos, un niño en Latinoamérica recibe un par gratuitamente

En primer lugar, se exponen más a las enfermedades, que pueden penetrar por la piel a través de sus pies descalzos. El riesgo de sufrir cortes y heridas es mayor con el pie descubierto, la probabilidad de infección es muy alta y estos niños pueden enfermar. Y en segundo lugar, los chicos no pueden ir a la escuela ya que les falta una pieza clave de su uniforme: los zapatos. Si no reciben educación, no tienen la oportunidad de prosperar.

Ante esta situación tan dramática, Blake Mycoskie decidió actuar. Por eso creó Toms, una marca de zapatos ecológicos para todas las edades y sexos. Sus diseños son muy originales y hay muchos estilos para escoger. Recuerdan mucho a las bailarinas que tanto se llevan ahora. Hay toda clase de zapatos, desde botas hasta más casuales, con estampados que recuerdan las típicas prendas de Latinoamérica, con diseños artísticos, con colores vivos, y para todo tipo de ocasiones, incluso para bodas.

Pero lo más importante de Toms es la acción ‘One for one’ (Uno para uno). Cuando se compra un par de zapatos de Toms, hay un niño en Latinoamérica que recibe para él otro par. Por lo tanto, no solo se está comprando algo bonito y útil, sino que también se está ayudando a un niño a tener unas mejores condiciones de vida. Hasta 2010, gracias a esta acción solidaria, la fundación de Mycoskie ha regalado 600.000 pares a niños pobres.

Para tratar de concienciar de la realidad de los países pobres, la empresa también lleva a cabo anualmente la campaña ‘One day without shoes’ (Un día sin zapatos), que este año se celebrará el 10 de abril. A nivel mundial, muchas personas desfilan sin zapatos por la calle intentando llamar la atención, para así generar interés, de modo que la gente acabe comprando los zapatos Toms y se cambie, ni que sea un poco, la realidad de los niños en los países subdesarrollados.

Estas acciones son muy nobles. Es una forma de involucrar a muchas personas en la lucha contra la pobreza. La situación de los países del sur es muy mala y con acciones como esta, aunque su aportación sea más bien pequeña, es significativa para cambiar la realidad de muchos niños y niñas.

Foto: jewell willett

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...