¿Van a resucitar los dinosaurios gracias a Elon Musk?

El proyecto Neuralink podría llevar a que los dinosaurios resucitaran, aunque lo más probable es que sean especies más cercanas las que se recuperen.

El cine nos ha enseñado que todo es posible. Pero todo es posible, al menos, en la gran pantalla, no en la realidad. Cuando la película Jurassic Park se estrenó en 1993, fueron muchos los comentarios de expertos que se plantearon si sería realmente recomendable intentar algo como lo de la película. ¿De verdad se tendría que exponer la humanidad a la resurrección de los dinosaurios si fuera posible? No hay duda de que sería algo fantástico, pero, al mismo tiempo, suena como una de las peores ideas que podríamos llegar a tener.

Recientemente se ha hablado mucho acerca de cómo la empresa Neuralink, que trabaja en el desarrollo de implantes cerebrales y que está gestionada por el mismísimo Elon Musk, podría llegar a convertirse en la responsable de resucitar a estas criaturas. Todo comenzó con una obra y ha terminado convirtiéndose en uno de los temas más comentados de las últimas semanas.

El origen de la discusión se remonta a un mensaje publicado por Max Hodak, el cofundador de la empresa Neuralink. Mencionó que “posiblemente podríamos construir Jurassic Park si quisiéramos”. Y no se queda en eso, sino que va más allá mencionando “no serían dinosaurios auténticos genéticamente. Quizá 15 años de ingeniería y crianza nos llevarían a conseguir nuevas especies exóticas”.

Ese comentario ha sido recibido con gran preocupación. ¿De verdad hay alguien que se esté planteando de una forma seria resucitar a los dinosaurios o crear criaturas inspiradas en ellos? ¿No saben lo que ha ocurrido en las películas? Porque ninguna de ellas suele terminar bien.

Dicen que es posible que los comentarios de Hodak se hayan sacado de contexto y que, cuando ha hablado en plural, no lo ha hecho refiriéndose a su empresa, sino a la “humanidad” en general. Se intenta restar hierro al asunto y que no nos preocupemos tanto por lo que se ha comentado. No obstante, también es cierto que pretender resucitar a los dinosaurios suena a plan absurdo que lo más probable es que sea imposible de conseguir.

Lo que más nos encaja es que se pudieran crear criaturas similares. Hay muchos científicos locos con ideas que podrían llevar al fin del mundo tal y como lo conocemos. Por lo tanto, no serían dinosaurios tal y como los conocimos. Y esos nuevos monstruos que se construyan, lo más probable es que no generaran interés como un dinosaurio, ya que solo serían monstruos, nada más.

La idea que defienden algunos de los expertos es que, en vez de dinosaurios, de cuyos cuerpos no ha quedado un ADN limpio que sirva para resucitarles, lo que podrían hacer sería recuperar especies de animales y criaturas que se hayan extinguido hace mucho menos tiempo. Sería el caso del mamut, que se extinguió en el año 1700 antes de Cristo, una época más cercana a la actualidad que el tiempo de los dinosaurios. Lo “fácil” de los mamuts es que se trata de una criatura que se encuentra dentro de la familia de los elefantes, lo que simplificaría mucho las cosas.

Se podría introducir un embrión de mamut creado de forma científica en laboratorio dentro de un elefante y que este llegara a dar a luz al mamut, el primero en miles de años. Por otro lado, no solo existe más facilidad para recuperar a un mamut que a un dinosaurio, tanto porque el ADN se conserva en mejor estado como por la relación que tienen con los elefantes, sino que también es importante tener en cuenta que hablaríamos de un mamut y no de un dinosaurio. ¿A qué peligro nos podemos exponer con un mamut? Está claro que no querríamos estar encerrados con uno en un ascensor, pero tampoco estamos hablando del comportamiento destructivo y agresivo de los dinosaurios.

Para recuperar al mamut lo que se tendrían que utilizar son las piezas del animal que se encontraron congeladas en Siberia, donde los científicos encontraron ejemplares prácticamente perfectos. Estos animales habían quedado congelados en el hielo durante años, lo que significaría que su ADN es viable para un supuesto trabajo de clonación que les devolviera la vida.

También hay que mencionar que el mamut no es la misma especie que el mastodonte, también conocido como mammut. Esta segunda especie se extinguió mucho antes en la historia y se encuentra dentro de los animales que sería muy poco probable resucitar debido a la falta de ese ADN tan necesario en buena calidad.

No obstante, posiblemente estamos hablando de más. No sabemos qué planes tiene la empresa Neuralink de Elon Musk y tampoco tenemos claro si al final apostarán o no por los dinosaurios. A veces no se puede confiar en los planes locos de este tipo de inventores y científicos, a quienes está claro que la inquietud por seguir cambiando el mundo les hace tomar decisiones que están demasiado alejadas de lo que debería ser lógico y moralmente razonable.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...