El gobierno chino tomará medidas para acabar con el tráfico de niños

Es sabido que la política natal de China es una de las más controvertidas del mundo. Junto con la ‘norma’ del hijo único, que permite a cada familia tener un solo niño, el país del sol naciente es conocido por ofrecer adopciones internacionales cuyos requisitos son especialmente duros para los padres demandantes. Es por ello que quizás sorprenda en nuevo anuncio del Gobierno chino, que ya ha reconocido por cauces oficiales que impondrá medidas más duras para controlar las reglas de adopción. El objetivo, luchar contra el tráfico de niños a nivel nacional.

Cada año, miles de niñas chinas son abandonadas.

De este modo, tan solo los centros designados oficialmente como orfanatos podrán ofrecer niños, del mismo modo que solo los padres que cuenten con un certificado específico, el hukou, podrán adoptar con todas las de la ley. El llamado hukou es un certificado de residencia que es capital si se quiere asegurar la educación y la sanidad para el niño, por lo que las autoridades chinas han decidido no otorgárselo a aquellos niños de origen dudoso, del mismo modo que los padres no podrán ser reconocidos como tales si se tiene la duda de que la adopción se realiza por motivos dudosos. ¿Qué motivos pueden ser esos? Debido a que en la actualidad unos padres chinos pueden adoptar un niño de cualquier fuente (con fines más o menos legítimos), se está produciendo un incremento del mercado clandestino, con gente que llega a adoptar niños para utilizarlos como trabajadores.

El problema, hoy por hoy, está lejos de resultar sencillo. Y es que el hecho de no obligar a los padres a pasar por los cauces oficiales ha propiciado el robo de niños por parte de bandas de narcotraficantes. Ahora, con el anuncio de estas nuevas medidas, se espera que el Gobierno controle al dedillo a quién entrega estos menores en adopción. Otro de los principales problemas es que los niños abandonados por sus familias en ocasiones ni siquiera pasan por algún centro de adopción, sino que son directamente vendidos a redes ilegales que les obligan a trabajar como esclavos.

Por todos es sabido que miles de niñas son abandonadas cada año por parte de sus familias, que prefieren tener un varón como hijo único. Algunas de ellas van a parar a los orfanatos oficiales… pero otras son secuestradas de forma ilegal. Recordemos que, pese a los esfuerzos del Gobierno por acabar con el tráfico de niños, es la política de natalidad del país la que parece promover la compra-venta de niñas. En las ciudades, las familias solo pueden tener un hijo, mientras que en el campo se permiten dos niños si el primero de los retoños es mujer. La preferencia social por el hijo varón propicia que sean muchas las niñas abandonadas en China.

Un problema estructural que parece tener una difícil solución.

Foto por ernop en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...