Explotación y trabajo infantil en Colombia

Cuando alguien utiliza el término Nats lo hace para referirse a los niños, niñas y adolescentes trabajadores que sufren condiciones penosas alrededor del mundo, sin disfrutar de una infancia y una escolarización, que les otorgue una promesa de futuro mejor que el que tuvieron sus padres. Hasta el momento te habíamos hablado de la situación de los niños trabajadores de Perú y Bolivia, pero en esta ocasión queremos acercarnos a la realidad de Colombia. Y es que, pese a que no se hable mucho de ello, se calcula que solo en Colombia podría haber más de millón y medio de niños y niñas sometidos a este modo de vida. Si un solo país alberga cifras tan escandalosas ¿puedes imaginar la cantidad de niños trabajadores que existen en el resto del mundo?

El trabajo continuo tiene consecuencias negativas en la salud de los menores.

Los datos mentados se extraen de un estudio realizado por la Organización Internacional del Trabajo (OIT) y hecho público por el blog Canalsolidario.org. De este modo, se revela que 1.849.987 menores se encontrarían en situación de explotación laboral ilegal… una cifra preocupante que además tiene visos de ir en aumento. Los datos hablan por si solos: desde 2007, fecha en que se realizó el último estudio de este tipo, los niños y niñas trabajadores han aumentado en 250.000. Para el país, emplear a niños para trabajos que no les pertocan supone una ralentización en su desarrollo: si los menores no estudian, nunca podrán convertirse en profesionales competentes.

Sin embargo, hay consecuencias mucho más acuciantes que afectan a las vidas de todos y cada uno de estos niños. En primer lugar, no debemos olvidar que el cuerpo de un niño no está preparado para trabajar en la obra, en las industrias, en las fábricas o incluso en los mercados. El hecho de acarrear peso y trabajar sin descanso no hará sino repercutir en su forma física y crecimiento. Por otro lado, el trabajo infantil roba el futuro de muchos niños que, al no poder estudiar, no pueden escapar a la espiral de pobreza en la que malviven. Cuando esta situación de explotación roza actividades como la prostitución o el reclutamiento forzoso, la vida de los menores se ve truncada de repente y muy difícilmente podrán reponerse a los traumas causados.

Según informa Conexión Colombia, las ciudades donde existe un mayor porcentaje de trabajo infantil ilegal son Montería (12.9%), Bucaramanga (12.1%) e Ibagué (10.9%). Por otro lado, el 37% de los niños trabajan en el sector de la agricultura, mientras que un 13,6% en la industria, un 7,6% en los servicios y un 10,7% en otros oficios. Una realidad que viola los derechos fundamentales de todos y cada uno de estos infantes y que, sin lugar a dudas, cabe denunciar y encontrar remedio.

Foto por ouyadi en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...