¿Qué es la solidaridad?

Ser solidario es más que una simple acción. Es una forma de ayudar a los demás, de defender o de involucrarnos en los problemas y conseguir que los que menos tienen, puedan llevar una vida mejor. Ser solidario consiste en participar en ideas, causas y movimientos en los que podemos creer y ayudar a fomentarlos.

La solidaridad es una actitud que un individuo tiene respecto a los problemas de otros individuos de la sociedad. Nace desde el corazón y es un valor del ser humano que se preocupa y se involucra en los problemas ajenos para ayudar de forma altruista. Hoy en día está muy de moda ser solidario, entre otras cosas porque poseemos ciertas ventajas con respecto a nuestros antepasados: la información y la comunicación.

La solidaridad es de mucha ayuda en países en vías de desarrollo.

Para ser solidario primero necesitamos conocer los problemas del mundo, cómo viven otras personas, qué necesitan y en qué les podemos ayudar. Este sentimiento de solidaridad viene desde lo más profundo de nuestro ser y ayuda a que muchas personas que han vivido o viven una situación crítica puedan superarla, gracias a la ayuda de ciudadanos que con sus propias manos o colaborando con asociaciones consiguen llegar a esta gente que necesita tanta ayuda.

Ser solidario pues, es ayudar a gente necesitada que bien puede vivir al lado de nuestra casa o al otro lado del mundo. Pero ser solidario también significa entender a los demás. Es decir, puedes ser solidario por una causa, por un pensamiento, una idea, un sentimiento, etc. Hasta la amistad puede ser solidaria. En realidad, la solidaridad nos acerca más a las personas, nos involucra en sus problemas y hace que este mundo sea un poco mejor gracias a esas acciones gratuitas y sinceras. Así pues, la solidaridad también es de tipo social y cultural,  ¿quién no ha oído alguna vez eso de “la unión hace la fuerza”?

¿Qué sería de los países en vías de desarrollo sin nuestra solidaridad? ¿Y de las víctimas de sucesos trágicos como huracanes, inundaciones y demás accidentes? Además, la solidaridad consigue que, por un lado, nos involucremos más en los problemas ajenos, dejando un poco de lado los nuestros para intentar que las injusticias no consigan ganar batallas y, por otro, el trabajo en equipo. Para poder ser solidario con una causa debemos poder organizarnos, por eso se fomenta el trabajo en equipo, para llegar a unir fuerzas y conseguir el objetivo: ayudar a la gente de forma desinteresada.

Así pues, para que haya solidaridad se necesita colaboración y cooperación. También es importante recalcar que el sentimiento que le queda a la persona solidaria cuando ha realizado su acción, tanto pequeña como grande, es de suma satisfacción. En la sociedad que vivimos hay muchas desigualdades sociales y conseguir que los que menos tengan puedan llevar una vida mejor es la finalidad que persigue la solidaridad.

Foto por Agência de Notícias do Acre en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 1,00 de 5)
1 5 1
Loading ... Loading ...