Nobel de la Paz para la Fundación Vicente Ferrer

Vicente Ferrer dedicó toda su vida a ayudar a aquellos que más lo necesitaban, en su caso en labores centradas en la Índia. Aunque ya se intentó que se le concediera el Nobel de la Paz en vida, falleció antes de que esto sucediera. Es por eso que se ha lanzado una campaña para que, ya que él no está a tiempo de ser reconocido, que al menos su legado a través de la Fundación Vicente Ferrer lo sea.

Andhra Pradesh, la región de la Índia a la que Vicente Ferrer dedicó gran parte de su vida

El pasado junio falleció Vicente Ferrer, un hombre que dedicó toda su vida a luchar contra las ínfimas condiciones en las que viven muchos habitantes del planeta. Aunque su labor se centró básicamente en la Índia, también contribuyó a través de sus fundaciones (Acción Fraterna en el Mundo y, posteriormente, la misma Fundación Vicente Ferrer) a luchar a favor de todo tipo de causas humanitarias. Como todos los grandes nombres relacionados con la defensa de la paz, también tuvo que sufrir en diversas ocasiones el desprecio de los dirigentes de la Índia, llegando incluso a ser expulsado del país durante meses.

Es por eso que, a pesar de que el Nobel de la Paz no se otorga como título póstumo, la opción de premiar su legado a través de la Fundación es una gran oportunidad. Y es que ya en vida de Ferrer se intentó que se le concediera este reconocimiento, algo que jamás sucedió. En este segundo intento, la promoción esta siendo incluso mayor. Después de presentar la candidatura en Oslo hace un mes, la campaña nobeldelapaz.org se ha dado a conocer en varios medios de comunicación. La iniciativa para recoger firmas es muy atrayente: con cada firma, una paloma de la paz recorre dos quilómetros, habiendo conseguido ya a mediados del mes pasado dar dos vueltas al globo. Se puede firmar hasta el próximo 8 de octubre, día en que se hará público el ganador en Noruega.


¿Por qué la Fundación Vicente Ferrer? En la página web de la campaña se presenta un decálogo con algunos de los motivos principales, sólo algunos de muchos. Podemos destacar, por ejemplo, que su proyecto cubre más de 2.300 pueblos del estado de Andhra Pradesh, al sur de la India, y beneficia a más de 2,5 millones personas de las castas más bajas. Esta iniciativa se encuentra plenamente integrada en la «revolución silenciosa» activa en la Índia desde hace 40 años, y que se traduce en el desarrollo a través de la educación,  la salud, la ecología, los derechos sociales y la integración de la mujer y de las personas con discapacidad en la sociedad del país.

Es importante dejar muy claro que lo que se busca, tal y como se dice en el decálogo, «no es un aplauso, sino un reconocimiento». Y es que la resonancia de un Nobel hace que un proyecto se de a conocer a escala mundial, pudiendo así concienciar a la gente y conseguir la colaboración de todos para ayudar al desarrollo de los países que lo requieren. Por eso os recordamos que tan fácil como firmar es hacer un micro donativo de tan sólo dos euros para contribuir a financiar proyectos en la Índia. A nosotros no nos darán un Nobel, pero ayudar a los demás es el mayor reconocimiento al que podemos optar.

Foto: Mapa de India por Archivo FVF en Fundacionvicenteferrer.org.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...