Las multinacionales sacrifican su presencia en Rusia

Inditex, McDonald’s y otras muchas empresas internacionales, han tomado la decisión de parar su presencia en Rusia.

El conflicto iniciado por Rusia en Ucrania está teniendo consecuencias drásticas. El drama del conflicto ha llevado a que la guerra que está haciendo el mundo contra Rusia se realice de una forma distinta. Las empresas cierran sus tiendas y comercios en tierras rusas para demostrar su rechazo al conflicto y poner la economía del país en una situación problemática. Todo tiene el objetivo de complicarle al presidente ruso las decisiones que está tomando y que así vea que, si no detiene la invasión, su economía seguirá sufriendo cada vez más.

Las multinacionales no están titubeando. Zara, con el grupo Inditex al frente, ha cerrado recientemente todas sus tiendas presentes en Rusia. Y no es precisamente una decisión que hayan tomado a la ligera, ya que el mercado ruso es el segundo más importante que tiene el grupo en cuanto a beneficios. En total, ha cerrado más de 500 tiendas y eso ha llevado a que el valor en Bolsa de Inditex haya caído de una manera drástica. Este año 2022 se espera que sea realmente complicado para el grupo debido a la situación.

Otras de las tiendas de Inditex que han bajado la persiana en Rusia debido a la situación han sido Stradivarius y Bershka. En total, más de 9000 personas han quedado sin trabajo, al menos durante el periodo de tiempo en el que la situación siga de la misma manera.

Esta decisión es similar a la de otros grupos textiles, como H&M. No ha ocurrido lo mismo con la entidad japonesa Uniqlo, quien anunció días atrás que no tenía intención de cerrar sus tiendas en Rusia, argumentando que no querrían dejar a los ciudadanos rusos sin la oportunidad de cumplir con una necesidad tan básica como la adquisición de ropa. No obstante, las críticas que está recibiendo la empresa por haber tomado esta decisión, es muy probable que lleven a que el grupo nipón tome la decisión de cambiar de opinión.

Pero hay más empresas que han cerrado sus puertas o detenido sus operaciones. Es el caso de la cadena de restaurantes McDonald’s, la cual ha tomado la decisión de cerrar sus 850 locales en Rusia. Eso significa detener un negocio que, hoy por hoy, estaba dando trabajo a 62 mil personas. La nota positiva es que McDonald’s ha decidido y confirmado, que continuará pagando el salario a todos esos empleados. Asumirá las pérdidas que implica cerrar sus tiendas para demostrar su postura y el apoyo que le proporciona a Ucrania en su defensa de la invasión rusa.

La misma decisión ha sido tomada por Starbucks. Aunque, la cadena de cafeterías de origen norteamericano no está gestionada por el propio grupo, su gestora, un grupo kuwaití, ha tomado esta importante decisión. Indica que cerrarán sus 130 cafeterías y que darán soporte económico a sus empleados para que puedan sobrevivir durante este complicado periodo que están viviendo.

La lista de empresas que bloquean su trabajo en Rusia también incluye a Coca-Cola, que ha decidido paralizar sus operaciones y han dicho que, por ahora, van a esperar a continuar investigando la situación y comprobar cómo se desarrollan los acontecimientos. Con anterioridad, la lista de compañías que habían parado su actividad también incluye a PepsiCo, Volvo, Apple, BP, Mango, Tendam, Gestamp o Amadeus. También hay entidades que han optado por permanecer y seguir en activo, al menos por el momento. Este último es el caso de Danone o Burger King, que continúan ofreciendo su servicio.

Por su lado, Amazon, cuya presencia es de relevancia mundial, sigue operando en Rusia. Lo que está haciendo es utilizar sus canales de envío para transmitir material que pueda ser de ayuda a Ucrania. Por ahora no se ha emitido ningún comunicado en el que digan que van a continuar con sus operaciones, pero es algo que podría ocurrir en fechas próximas. No obstante, debido a la sensibilidad de la situación y de lo que está ocurriendo, cada día el mundo se despierta con la posibilidad de que ocurra algo imprevisto.

Mientras el conflicto siga activo y Rusia continúe avanzando en su progreso de invasión del territorio de Ucrania, lo más probable es que las empresas del resto del mundo seguirán presionando a su manera. Lo positivo es que incluso con el cierre de los negocios, se está haciendo todo lo posible para que los empleados mantengan una fuente de ingresos, aunque esté reducida.

A la vista de las decisiones que están tomando grandes entidades como McDonald’s o Starbucks, posiblemente no pasen muchos días hasta que se anuncien medidas similares por parte de sus competidores. Este tipo de decisiones acaban poniendo toda la maquinaria en movimiento hasta que todas las empresas del sector siguen la misma línea. Esto hará que Rusia siga sufriendo sanciones y penalizaciones con las que la economía se verá alterada de manera considerable. El mundo sigue pendiente de que el conflicto termine lo antes posible.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...