La realidad de Swazilandia: Un grito por la democracia

Este pequeño país está sumido en fuertes protestas por una revolución democrática. Lleva demasiados años en el poder el mismo rey y la misma forma de poder autoritario, con toda su familia viviendo con un lujo exagerado. A raíz de los fuertes recortes tanto sociales como a funcionarios y del poder que han demostrado las redes sociales, el pueblo se ha organizado para luchar contra este poder demasiado tiempo instalado y demasiado autoritario.

Swazilandia es un pequeño país surafricano cuyo régimen actual es una monarquía absolutista. Para entender cómo se ha llegado a este punto hace falta saber que este país consiguió la independencia en 1968; que en 1973 el rey Sobhuza II abolió la Constitución, prohibió los partidos políticos y disolvió el Parlamento; que en el año 1978 reemplazó todas estas instituciones por asambleas tribales, un Consejo Supremo y un nuevo Parlamento; y que fue en 1986 cuando el nuevo rey, Mswati III, disolvió de nuevo el Parlamento y el Consejo Supremo y creó un partido único, el Movimiento Nacional Imbokodvo.

En Swazilandia la tasa de paro es demasiado elevada mientras que la familia del rey vive con un lujo exagerado.

Desde entonces el país se ha ido gobernando como un estado de autoritarismo, prohibiendo partidos políticos y sindicalismos y persiguiendo cualquier actividad política libre. Lo más triste de todo esto es que el rey Mswati III vive junto con toda su familia y sus numerosas mujeres rodeado de un lujo y abuso de poder exagerado. Es un país donde existe una tasa de paro muy elevada (alrededor del 50%), donde la gente vive con menos de un dólar al día y donde han tenido que llevarse a cabo recortes sociales y presupuestarios fuertes sufriendo los funcionarios las consecuentes bajadas salariales y despidos masivos mientras que la defensa militar continúa con un fuerte gasto.  Tampoco hay que olvidar que nos encontramos ante un país donde el 40% de la población está infectada por el VIH (tiene el  porcentaje de VIH positivo más alto del mundo) y tiene una esperanza de vida alrededor de los 31 años.

A principios de año, el partido prohibido de la oposición llamado PUDEMO anunció que  «el año 2011 debe comenzar con una explosión». El objetivo de esta fuerza política es conseguir una revolución democrática. Así pues, el pasado 18 de marzo grupos de maestros, enfermeras y estudiantes comenzaron el camino de sus demandas organizándose a través de las redes sociales y convocando manifestaciones de protesta.

También se han sumando diferentes grupos de la oposición que, aunque están prohibidos en este pequeño país, existen y por lo tanto a raíz de las protestas han unido sus voces para pedir que el régimen actual renuncie al poder. Después de ver cómo las redes sociales han influido para derrocar a poderes similares en países como Túnez o Egipto, el pueblo se ha organizado para luchar contra un poder demasiado autoritario y pedir que deje el poder a cambio de una democracia. Así pues todos estos grupos han formado el llamado Frente Democrático Unido de Suazilandia (SUDF).

Foto por Miss Heidi B en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...