La Fundación Vicente Ferrer logra reducir la mortalidad por VIH en la India

La Fundación Vicente Ferrer ha tomado el relevo del jesuita español en la protección de los más desfavorecidos. Los afectados pro el VIH en la India han sido los primeros en beneficiarse de su labor, gracias a la cual la mortalidad por esta enfermedad ha pasado del 90% al 14% en solo cuatro años.

La Fundación Vicente Ferrer (FVF) trata al 90% de los pacientes con VIH en el distrito indio de Anantaphur y ha reducido la mortalidad del 90%  al 14% en enfermos de sida al año del diagnóstico, tras poner en marcha su programa de sida hace cuatro años en colaboración con el Hospital Clínic de Barcelona.

Así, según los primeros resultados hechos públicos conjuntamente por ambas instituciones,  el programa cuenta con 12.432 pacientes registrados (de los cuales 767 son niños), y da tratamiento antirretroviral a más de 4.500 personas en el distrito indio con más pacientes de VIH. El programa de la Fundación ha conseguido también que la tasa de transmisión de madre a hijo de un  se reduzca de un 30%  a un 6% y ha reducido la prevalencia de la infección del 1%  al 0,3% desde 2003, mediante campañas de educación y prevención.

La India es uno de los países más afectados por el VIH. Imagen: Paul Rudd en Wikimedia Commons

Para todo ello, la Fundación ha contado con el apoyo del gobierno indio que está costeando los tratamientos antirretrovirales tras reconocer el Hospital de VIH/sida de Bathalapalli como centro oficial en noviembre de 2010, lo que contribuye a la sostenibilidad de un programa que acapara el 9% de los recursos de la fundación (936.000 euros al año).

Para el sobrino del jesuita español y director de la FVF, Jordi Folgado  «lo más importante es el ejemplo que estamos dando al Gobierno indio»,  que se está viendo impulsado a mejorar la calidad sus centros, ante el aumento de la demanda social en la India, el tercer país con más seropositivos del mundo.

No solo eso.  Entre los logros de la fundación se incluyen también la mejora del diagnóstico; la implantación de planes específicos para prevenir el cáncer de cuello uterino y vacunar a los hijos de madres infectadas por el VIH; la mejora de la adherencia a los tratamientos, que supera el 90% en el 96% de los casos, además de la creación de un  laboratorio pionero para determinar la carga viral de VIH en la India rural.

Pese a todo, aún que dan cosas por hacer. Los retos pasan ahora por afrontar los costes de los tratamientos alternativos que algunos pacientes requerirán con el tiempo; velar por la integración sociolaboral de los niños huérfanos cuando alcancen la adolescencia puesto que la enfermedad en la India sigue siendo un estigma, y formar alianzas con instituciones académicas de la India y con la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...