Incendios y calor en Rusia

Las temperaturas registradas en Moscú durante este verano han batido récords. Es la primera vez que los termómetros oficiales superan los 37º (aunque algunos han alcanzado los 40º). En consecuencia, se han producidos diversos incendios que han sitiado la ciudad, poniendo en peligro a la población moscovita. En este sentido, los mayores son los que más riesgos tienen de sufrir las terribles consecuencias de la ola de calor rusa.

El verano en Moscú es duro como el invierno

Este verano no ha sido una buena ocasión para visitar Rusia. Yo estuve a punto de hacerlo, pero afortunadamente, al final, me libré. ¿Quién podría imaginar que en un lugar donde se alcanzan los –20º en invierno llegara a los 40º en verano? Según algunos periódicos, Moscú llegó a alcanzar los 37,2º, niveles a los que no había llegado nunca antes la capital rusa –se tienen registros oficiales hace 130 años–. Aunque durante este verano el calor ha sido especialmente alarmante, no es extraño encontrar temperaturas tan elevadas en un lugar como Rusia. De hecho, si nos remontamos al año 2007, en mayo de aquel año se registraron temperaturas que llegaron a los 34º. Vamos, que parece que estás en el trópico y no en la “helada” Rusia. Las olas de calor en la zona europea de este gigantesco país también se han dado en otros años como 1891, 1920 ó 1995.

A pesar de que estas condiciones climatológicas puedan ser cíclicas, lo lógico sería pensar que el cambio climático está haciendo de las suyas. Atrás quedaron los mitos del General Invierno que acabaron con Napoleón y con Hitler. Hoy se habla más del calor sofocante que hace en Rusia.


Siempre ante una ola de calor se corre el riesgo de que se produzcan incendios. Cualquier despiste o cualquier imprudencia puede provocar daños irreparables en décadas. Pues bien, eso es lo que ocurrió este verano en Rusia. La ola de verano llevó consigo una gran ola de incendios que lo que hizo fue aumentar las temperaturas en la capital moscovita. Las llamas sitiaron la ciudad poniendo en jaque a las autoridades rusas. Se prohibió salir de casa, por lo que la población no tuvo más remedio que hacer uso del aire acondicionado para poder subsistir. En consecuencia, el exceso de electricidad utilizada en estos meses no ayudó a rebajar las temperaturas, sino todo lo contrario, conllevando asimismo, un enorme gasto energético. El aire era irrespirable y la población de mayor edad era la que tiene más riesgos de perecer en esta situación.

Visitar la Plaza Roja o el Kremlin con este tiempo se convirtió durante este verano en una empresa imposible. Muchos de los que habéis estado allí, estaréis de acuerdo conmigo en que cuando el calor aprieta en Moscú se hace insoportable. Por lo que es normal que cuando uno vuelva de allí, se cuestione si de verdad ha estado en Rusia o visitado un país tropical. Y es que los enormes bloques de cemento que tienen como edificios, debido a la arquitectura soviética del siglo XX, no ayuda nada a hacer llevadero el calor del “General Invierno”.

Foto: moaksey en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...