Hay 35 millones de niñas en el mundo que no reciben una educación

‘Hagámoslo Bien’ es el lema que da título a una iniciativa puesta en marcha por la Campaña Mundial por la Educación. Esta coalición formada por varias ONG’s, además de por sindicatos vinculados ala educación y demás movimientos de índole escolar, ha alzado la voz para denunciar una realidad flagrante: el hecho de que existe un 53% de menores que se encuentran en una situación de precariedad educativa. Esto es, sin escolarizar. En este grupo de desfavorecidos destaca un altísimo porcentaje de mujeres. En concreto, unos 35 millones de niñas en todo el mundo no tendrían garantizado el derecho a una educación.

35 millones de niñas sin educación

Escuela en Sierra Leona.

Este estudio, que fue presentado este martes en el marco de la Semana Contra la Pobreza, ha hecho públicos unos datos descorazonadores, por los cuales una de cada cuatro niñas no sabría leer ni escribir. Un hecho que no resulta tan sorprendente cuando observamos el poco valor que se le da a la educación de las niñas, muchas veces desplazadas precozmente hacia el ámbito laboral en pro de la economía doméstica de sus familias. Es un hecho que se da de manera reiterada pues, pese a que el mundo haya avanzado un largo camino en materia de igualdad, existen aún muchos países donde los cambios son imperceptibles. Leticia Silvela, coordinadora de la Campaña Mundial por la Educación, explica por qué es tan importante que la sociedad valore a todos sus ciudadanos por igual:

La educación es un derecho que revierte en la salud de la familia y la mejora del nivel de vida de su país

Aunque miles de ONG luchen a diario contra la lacra social de la analfabetización, lo cierto es que no se podrán ver resultados reales hasta que los Gobiernos se impliquen activamente en la defensa de la educación. Lo que falta, visto lo visto, es la voluntad y el compromiso político. Durante la exposición del informe se ha recordado a los asistentes que Estados Unidos se gastó 16.000 millones de euros en rescatar a sus bancos. Si el mismo dinero se hubiese invertido en educación, seguramente no estaríamos ante una perspectiva tan preocupante.

Sin embargo, y por el momento, podemos comprobar que salvar a los artífices de la crisis mundial es más importante para las autoridades que apostar por la educación. Y es que no corren buenos tiempos para la inversión directa en estos ámbitos. En un momento de crisis total, en que la educación de nuestro país se mantiene en la cuerda floja y los estudiantes ven cómo aumentan las tasas universitarias de manera escandalosa, los Gobiernos no se plantean ni de lejos una estrategia unificada a favor de la alfabetización y la escolarización de millones de niñas en el mundo.

Fuente: Europa Press

Foto: One Laptop per Child

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...