¿Qué hacemos con los gatos callejeros?

La normativa vigente en la Comunidad de Madrid establece una clausula clara referente a los animales callejeros: se prohíbe alimentar a los mismos cuando estemos ante situaciones de molestias a la comunidad, daños al patrimonio urbano o situación de insalubridad. Ello quiere decir que cuando se cause algún perjuicio a la comunidad ofreciendo comida a los gatos o perros abandonados, los vecinos tienen la oportunidad de denunciar los hechos al Ayuntamiento.

gatos callejeros

Madrid Felina denuncia la situación de los gatos callejeros.

Sin embargo, desde Madrid Felina se denuncia una situación mucho menos idílica y mucho más indiscriminada, en concreto contra la población de gatos abandonados de la capital española. Esta ONG en defensa de los animales denuncia que, como consecuencia de esta prohibición, hay casos que derivan en un maltrato directo de los animales que, además, está siendo fomentado y respaldado desde la propia administración.

Esto es, pese a que el Ayuntamiento no consigue demostrar que se está produciendo una situación de insalubridad (pues no se dejan ni desperdicios ni suciedad), a través de las informaciones que proporciona a los vecinos, les incita a dejar de alimentar a los animales abandonados, con las consecuencias que de ello se derivan: animales desnutridos, débiles y, en el peor de los casos, muertos por inanición. De este modo, Madrid Felina denuncia un episodio acaecido en Madrid no hace mucho, en el interior de la calle Viriato, donde se han encontrado a varios gatos en una situación extrema. Desde hace años los vecinos de esta misma calle alimentaban a los felinos hasta que, debido a unas obras en el bloque número 2, el Presidente de la Comunidad de Vecinos ha denunciado al Ayuntamiento esta práctica y ha prohibido a los residentes seguir ofreciendo comida.

En opinión de la ONG esta no es sino una muestra más de la obsesión de la Administración por cortar de raíz toda manifestación de ayuda hacia los animales abandonados. Es más, en su fijación, también perseguiría a todos aquellos ciudadanos que, conscientes de la importancia de un control de la natalidad, están llevando a los gatos callejeros a los veterinarios, con el objetivo de castrarlos. Esta medida compete directamente al Ayuntamiento, pero según Madrid Felina, no se está realizando convenientemente. De ahí la actuación de los ciudadanos.

Ante este panorama, desolador si se es un gato abandonado, la organización pide ayuda al cuerpo social para que se apadrinen a cuantos más felinos mejor. De lo contrario, dicen, el Ayuntamiento acabaría por sacrificarlos.

Si quieres apadrinar un gato, también puedes consultar en la Web de Madrid Felina.

Fuente: Canalsolidario

Foto: Tark Siala

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...