García Tejerina propone donar los excendentes de fruta a cooperación

La ministra de Agricultura ha propuesto donar la fruta vetada por Rusia a ONGs españolas y a la cooperación internacional, como propuso García Margallo.

Mientras Bruselas anunciaba ayudas por valor de 125 millones de euros a los agricultores que ven como el veto de Rusia a la fruta de hueso europea pone en peligro esta campaña y las de los próximos años si no se soluciona el problema, la ministra de Agricultura Isabel García Tejerina se reunía con los agricultores españoles y les transmitía su última propuesta: donar la fruta destinada a Rusia a ONGs y a la cooperación. No es nada nuevo, ya que durante el fin de semana se apuntó a kurdos y yazidíes como destinatarios.

Justo antes de comenzar la reunión con las asociaciones de agricultores y los distribuidores de fruta, la ministra explicaba en una entrevista que les iba a pedir destinar la fruta retirada a fines solidarios. García Tejerina ha explicado que la idea es que la mayor cantidad posible de fruta retirada del mercado «vaya a organizaciones benéficas españolas», y añadió que si se pueden aportar más excedentes a la cooperación internacional «también lo vamos a intentar».

El viernes fue José Manuel García Margallo el que propuso la entrega de la fruta vetada por Rusia a los kurdos como si fuese «ayuda humanitaria en especie», según las propias palabras del ministro de Asuntos Exteriores. Además de la ayuda humanitaria, García Margallo se mostraba dispuesto a armar a los kurdos, que desde hace meses ven como el Estado Islámico gana terreno en el norte de Irak y Siria, provocando miles de desplazados de diferentes etnias y confesiones.

No sabemos la reacción de las asociaciones de agricultores a las propuestas de los dos ministros, ya que tanto ASAJA como Copa-Cogeca o la UPA no se han referido al tema, sino que se han centrado en criticar la actitud del Gobierno tras el anuncio de la decisión rusa. Las preocupaciones de los agricultores se centran en que el retorno de la fruta vetada por Rusia al mercado nacional o europeo llegue acompañado de un descenso de los precios que los intermediarios pagan por la fruta.

Para destinar los excedentes de fruta a la cooperación internacional será necesario el visto bueno europeo, algo que no parece ser un obstáculo. El paquete de medidas aprobado por Bruselas incluye destinar a fines benéficos la fruta retirada del mercado, aunque no habla de la que está en los árboles y que también podría destinarse a cooperación. Las ayudas económicas servirán para compensar la fruta no recogida, evitando así un almacenamiento que podría desestabilizar aún más el mercado.

Más información: El País, Expansión

Foto: Manuel Martín Vicente

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...