Facebook, una buena herramienta para difundir mensajes

Los grupos y páginas solidarias abundan en las plataformas sociales, y adherirse es tan fácil como hacer un clic. Pero, ¿realmente sirve para algo? Aunque es una acción vaga y gratuita, conseguir que miles de personas estén de acuerdo con una premisa tiene su valor. Y, si se gestiona con inteligencia, puede llegar a organizar movilizaciones sociales o cambiar el curso de un país. Para aprovechar aún más el fenómeno, algunas ONG han creado las ‘ciberacciones’.

Página principal de las ciberacciones de Greenpeace

Las plataformas sociales, como Facebook, Twitter o Tuenti, han revolucionado una vez más las relaciones humanas. Los chats empezaron la estela con la comunicación bilateral, pero estas nuevas herramientas han creado un nuevo concepto de multilateralidad que permite difundir ideas y mensajes y movilizar a amplios grupos de personas. De este modo, las silenciadas voces de la ciudadanía parecen resonar cada vez con más fuerza.

¿De qué sirve unirse a un grupo de Facebook? Aparentemente de nada. La mayoría son modas que desaparecen cuando los fenómenos que reflejan quedan en el olvido mediático ¿O es que a alguien le importa a día de hoy si Manolo Lama fue o no despedido? No obstante, revuelven el ambiente y dan protagonismo a colectivos y personalidades que, de otro modo, quizás hubieran sido ignorados. Algunas numerosas manifestaciones que se han llevado a cabo durante los últimos meses, por ejemplo, jamás hubieran tenido lugar sin el poder de convocatoria de Facebook. Y los hay que, quizás, ni siquiera dirigirían un país.

Todas las asociaciones y organizaciones de tipo social se han dado cuenta de este nuevo poder. Así, la mayoría de ellas han creado un grupo propio en estas palataformas y, además, han promocionado acciones concretas mediante otros grupos y eventos. Aunque sea sólo para que, de vez en cuando, algún medio se percate y haga difusión o incluso los autores de ciertas barbaries reaccionen. Y es que la opinión pública tiene poder.


Claro que no es suficiente. Para unirse a algo en Facebook o Twitter no son necesarias grandes convicciones. Basta con un nombre sugerente, a veces incluso tramposo, para atraer a miles de personas. Pero las posibilidades de internet están siendo cada vez más aprovechadas por las ONG. Beneficiadas por la facilidad de dar un clic en la red, han emprendido lo que muchos denominan ciberacciones.

La dinámica es tan fácil como unirse a un grupo de Facebook, pero añadiendo algún dato que nos identifique a un nivel más serio (nombre y apellidos, edad, e-mail y a veces incluso teléfono o DNI). De esto modo, quien lo desee puede apoyar causas concretas, a menudo relacionadas con peticiones de liberación de presos políticos o con combatir ciertas realidades que se invisibilizan. El mecanismo suele ser reivindicar o exigir cambios mediante el envío de cartas a ministerios y gobiernos. Cuanta más gente apoya la petición, más posibilidades de éxito.

Las ciberacciones se llevan a cabo dentro de las páginas oficiales de las ONG, de tal modo que se garantiza la seguridad de nuestros datos. Amnistía Internacional o Greenpeace son algunas de las grandes que ya han puesto en marcha este sistema. Además, y si el usuario lo desea, informan sin ningún compromiso mediante correo electrónico de otras acciones no publicadas en la web o que requieren de un esfuerzo extra, como por ejemplo redactar nosotros mismos una petición para provocar una avalancha de correos.

A pesar de la pasividad que supone hacer las cosas delante de un ordenador, la capacidad para difundir mensajes de las plataformas sociales no es nada despreciable. Si bien es cierto que es una solidaridad cómoda y un poco hipócrita, es más de lo que se podía esperar de la mayoría de nosotros antes de que estas facilidades existieran. ¿Cuántos de los que ahora nos leéis estáis afiliados o colaboráis con una ONG? ¿Y cuantos, en cambio, sí que os habéis unido a varios grupos de causas concretas? Sobran, pues, las palabras.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...