El pasado 11 de febrero se celebró la Jornada Mundial del Enfermo

El pasado día 11 de febrero se celebró la Jornada Mundial del Enfermo. Patrocinada por la Iglesia Católica esta celebración pretende sensibilizar a la sociedad del dolor que sufren las personas que padecen algún tipo de patología. Con su trabajo, la Iglesia ayuda a miles de personas enfermas a tener una vida mejor. Sin embargo, no es la única organización que vela por la salud de aquellos que más la necesitan.

El pasado día 11 de febrero la Iglesia Católica celebró la Jornada Mundial del Enfermo, con motivo de la conmemoración de la Beata María Virgen de Lourdes. De esta manera, la Iglesia de Roma, dirigida por el Papa Benedicto XVI, intenta despertar en la sociedad la sensibilización necesaria por el sufrimiento de las personas que padecen algún tipo de enfermedad.

La Iglesia lucha por los enfermos

“Cada año, en el aniversario de la memoria de Nuestra Señora de Lourdes, que se celebra el 11 de febrero, la Iglesia propone la Jornada mundial del enfermo. Esta circunstancia, como quiso el venerable Juan Pablo II, se convierte en una ocasión propicia para reflexionar sobre el misterio del sufrimiento y, sobre todo, para sensibilizar más a nuestras comunidades y a la sociedad civil con respecto a los hermanos y las hermanas enfermos. Si cada hombre es hermano nuestro, con mayor razón el débil, el que sufre y el necesitado de cuidados deben estar en el centro de nuestra atención, para que ninguno de ellos se sienta olvidado o marginado”. De esta manera comenzaba el Papa Benedicto XVI el mensaje con motivo de la XIX Jornada Mundial del Enfermo y que tuvo como títuloPor sus llagas habéis sido curados”.

Los portales web católicos se pusieron de acuerdo para celebran tan señalada fecha. La verdad es que la Iglesia Católica tiene una gran participación en el cuidado de enfermos. Y es que un reciente estudio –eso sí, elaborado por Federación Internacional de Asociaciones de Médicos Católicos (FIAMC)–, el 25% de los enfermos de SIDA en el mundo es atendido por la Iglesia Católica (bien sea por organismos eclesiales o por ONGs católicas). Además, el estudio refutado por el Pontificio Consejo para la Pastoral de la Salud (Ciudad del Vaticano), critica la escasez de ayudas públicas destinadas a esta enfermedad. Lo que no acabo de comprender es, si tan implicadas están las estructuras eclesiales en el tratamiento de una enfermedad tan devastadora como el SIDA, por qué se siguen oponiendo al uso del preservativo contra dicha enfermedad. No hay duda de que una gran parte de los enfermos son tratados gracias a fondos de la Iglesia, pero me parece que el protagonismo de ésta, a veces, es excesivo. Las instituciones públicas (no sólo privadas) también trabajan duro para que los enfermos tengan una vida mejor. Me parece genial la celebración de días como el del enfermo, pero también creo que hay que actuar más. No sólo basta con rezar.

Foto: calu777

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...