El miedo vive en Ciudad Juárez

El narcotráfico ha convertido esta localidad mexicana, situada en la frontera con Estados Unidos y vecina de El Paso, en un río de sangre diario y en la cuna del concepto de feminicidio. Mientras las autoridades hacen promesas que no cumplen y provocan el empeoramiento de la situación, los asesinatos alcanzan la cifra de los 6.000 en tan solo tres años.

El Paso al otro lado está tapiado

Si escribimos «Ciudad Juarez» en el Google Imágenes se produce un curioso contraste. Por un lado, fotografías que muestran una ciudad típicamente mexicana, sin señales aparentes de conflicto o precariedad. Por el otro, cuerpos muertos en el suelo frente a hombres armados y personas en pleno llanto desesperado. Quién no conozca lo que sucede puede pensar que todo es producto de una coincidencia macabra: lo que es el nombre de una localidad es, a la vez, el de algún conflicto sangriento en algún lugar remoto. Pero aunque parezca mentira, ambos nombres significan hoy la misma cosa.

«En el 2007, antes de que comenzara la llamada guerra contra el narcotráfico del presidente Felipe Calderón apoyado con el Ejército y la Policía Federal, y llegaran para ‘proteger’ a la población, hubo 317 asesinatos en un año. Lo de ahora en un mes. El 98 por ciento de los crímenes se quedan impunes. Y en los que resuelven hay chivos expiatorios: inocentes convertidos en culpables. Más familias rotas. Y más de 10 mil niños huérfanos«. Es el testimonio de Judith Torrea, una periodista afincada en la ciudad desde hace 12 años que día a día relata las atrocidades que en ella se cometen. Sin duda, su blog es el documento más recomendable y escalofriante para entender lo que sucede en el lugar.

Ciudad Juárez se encuentra en la frontera con los Estados Unidos, justo enfrente de El Paso. A un lado de la frontera abundan las casas de clase media- alta y el ambiente huele a seguridad. Al otro las apariencias engañan. El narcotráfico y la presunta lucha contra él por parte del gobierno dejan cifras escalofriantes de muertos al día. A veces rondan los 40 y son pura cuestión de azar. Cualquiera puede morir sólo por estar en el lugar equivocado y en el momento equivocado. A tiros y sin preguntas previas.


Este factor, sumado a la impunidad de los auténticos ejecutores de los crímenes, han ligado el nombre de Ciudad Juárez al concepto de feminicidio. Y es que el crimen organizado, sumado a la tradición patriarcal del país, ha convertido a las mujeres en el blanco favorito de torturas, violaciones, mutilaciones y asesinatos. Muchas son las niñas y mujeres que desaparecen cada día o que llevan desaparecidas años sin que nadie haya movido un dedo por encontrarlas. El culpable de los crímenes se escoge prácticamente a dedo, siendo condenados muchos inocentes en pro de la protección encubierta hacia aquellos que gobiernan el país en la sombra.

En Juárez los civiles mueren por culpa del narcotráfico, y al otro lado de la frontera encontramos uno de los países con mayor consumo de drogas del mundo. Un país que protege su frontera con metralletas y trajes militares para evitar que nadie cruce y obtenga una vida digna. Los privilegios sólo se ganan naciendo en el lugar correcto. Desde cualquier terrado de Ciudad Juárez se divisan los Estados Unidos. Resulta paradójico que tan pocos metros separen a sus habitantes de la tranquilidad, pero la libertad está prohibida para ellos. Lo único que cruza esa frontera es la droga. Que Dios bendiga América.

Foto: Paso del Norte por Felix, a secas en Flickr.com.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...