El mar como pilar de las naciones nórdicas

El Norte de Europa siempre ha tenido al Mar del Norte como el Mar Báltico como auténticos pilares de sus sociedades, desde tiempos inmemoriales Por ello, es una buena oportunidad utilizar un crucero para ver el estado de sus aguas

Hace un par de días en la televisión programaron un reportaje sobre el interés que existe en Noruega en lograr una cooperación internacional en el ámbito de la mejor medioambiental. Y es que parte de los problemas que arrastra esta zona europea proviene de las corrientes oceánicas. Las naciones nórdicas han crecido y evolucionado gracias a su íntima relación con el Mar del Norte y el Mar Báltico; una buena forma de comprobarlo es realizar alguno de los cruceros Norte de Europa que han surgido con fuerza en los últimos años. Además, ahora que la parte más cruda y dura del invierno ya es historia es un buen momento en el aspecto de temperatura.

La pequeña población sueca de Visby mantiene su fisionomía medieval

De las diferentes opciones, el crucero Tesoros del Báltico me parece el más interesante. Sobre todo porque en ocho días podría conocer con un recorrido muy exigente nada menos que siete ciudades: con salida en el puerto de Copenhague, se conocerá la ciudad berlinesa de Warnemunde, la sueca Visby, Estocolmo, Tallin, San Petersburgo y el desembarque sería en el puerto de Helsinki. Sin duda, esta ruta permite conocer capitales nórdicas de primer nivel.

Quien más, quien menos se conoce los principales puntos de interés de las ciudades que se va a visitar. Pero, qué se sabe de la sueca Visby. Pues que es la mayor ciudad en la isla sueca de Gotland y que tiene como su etiqueta más identificativa en la gran conservación de sus construcciones medievales. Y es que entre bosques milenarios, playas de guijarros y unos increíbles acantilados, se llega a un lugar que parece vivir en un tiempo dónde la informática ni era un sueño a alcanzar.

El recorrido por sus pequeñas y estrechas calles permite conocer cómo eran las grandes ciudades de esa época, alejadas de la forma de entenderlo de las grandes naciones de la Europa más mediterránea. Además, como no podía ser de otra forma un elemento tan fundamental como el agua, en sus ríos y la cercanía del mar, influye en su morfología.

Y tan sólo pensando en lo que te espera en algunas de las paradas de este crucero y todo lo que te puede ofrecer grades ciudades como San Petersburgo, Estocolmo o Helsinki. Seguro que saldrás de pasar por estos ocho días en los que los países nórdicos serán algo más conocidos de lo que es ahora y podremos descubrir sus encantos, tan diferentes de los que se está acostumbrado en la cultura mediterránea.

Fotografía: Mr Bullitt

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...