El jefe de PlayStation explica sus comentarios irrespetuosos

Todavía hoy día hay quienes critican a Jim Ryan, de PlayStation, por las palabras desafortunadas que tuvo en una entrevista de 2017. Ahora lo quiere solucionar.

Jim Ryan es el actual jefe de PlayStation en Sony, un alto cargo que lidera, pero que también genera críticas a diario, desde que se levanta, hasta que se acuesta. La tarea de Ryan no está siendo fácil, puesto que se ha convertido en el abanderado de la evolución de la división PlayStation, pasando de ser una “cerrada” empresa japonesa a convertirse en una empresa de carácter internacional que piensa más en el mundo que en Japón. Por supuesto, este objetivo ha traído tantos cambios a PlayStation que los usuarios y especialistas no han podido contener las ganas de criticar a Ryan.

Pero, si se rebusca en su historial, las críticas hacia Jim Ryan vienen de lejos. Ya en 2017, cuando ocupaba el puesto de jefe global de ventas, hizo unas declaraciones que le salieron rana y que le crearon muchos enemigos. En su momento intentaba defenderse de ciertos argumentos que se usaban en la época contra Sony (y que se siguen usando), pero lo hizo de una forma poco adecuada.

Una reciente nueva entrevista quiere resolver lo ocurrido para que Jim Ryan tenga su oportunidad de hacer un comentario más conveniente con el que todo quede explicado.

Cabe decir que la entrevista original apareció en Time, por lo que tuvo una exposición enorme. El tema en cuestión era la posibilidad de que Sony trabajase en la adaptación de PlayStation 4 para que pudiera mover juegos de las consolas PlayStation y PlayStation 2. En la época, tal y como sigue ocurriendo, los usuarios solicitaban esta característica con fuerza y presión, ya que a todo el mundo le gustaría tener la oportunidad de volver a jugar con los juegos que compró en el pasado. La competencia, Microsoft y sus Xbox, siempre ha sido abierta a ofrecer retrocompatibilidad y, en realidad, con su actual Xbox Series, están permitiendo usar todos los juegos de la gama Xbox, incluso los de primera generación.

Pero en 2017, Jim Ryan ya estaba cansado de la pregunta. La frustración le llevó a decir “parecen vetustos” (por no traducirlo como “parecen antiguos”, porque su comentario era más despectivo que eso. Y lo acompañó apuntillando: “¿Por qué alguien jugaría a esto?”.

Por supuesto, las reacciones no tardaron en llegar. Y el mundo le odió (un poco más). Principalmente, porque todavía hoy día juegos de las dos primeras PlayStation son muy disfrutables y, en el especial en el caso de títulos a base de píxeles, muy agradables y de calidad. Todavía son más satisfactorios en el caso de que reciban una mejora técnica como es lo que ocurre en la consola Xbox, donde todos los juegos antiguos se adaptan un poquito para mostrar una mayor fluidez. Por ello, el comentario de Ryan se encontró de mal gusto y fuera de contexto. Muchos se preguntan realmente cómo pudo llegar a ascender y convertirse en jefe global de PlayStation a la vista del poco respeto que tenía por la marca y el producto, pero no se puede decir que no lo haya conseguido.

En la nueva entrevista explica que “Estaba un poco frustrado por seguir siendo golpeado con la misma petición. Lo que estaba intentando explicar – obviamente no muy bien – es cómo la versión de PS4 de un juego lucía de forma fantástica y cómo la saga en cuestión – Gran Turismo – había evolucionado. De ninguna manera estaba intentando ser irrespetuoso con nuestra herencia”.

Lo que se aprecia en sus palabras no deja de ser un intento de maquillar el traspiés de 2017, pero no de una manera que deje las cosas tan bien asentadas como podría haber imaginado. Se nota demasiado la intención y lo que esconden sus palabras. Además, eleva la justificación al decir que, en un juego reciente, Astro’s Playroom, han realizado multitud de homenajes a juegos clásicos. La posición sobre la retrocompatibilidad sigue siendo, hoy día, la misma. Sony y, por supuesto Jim Ryan, no la quieren ni ver. Decía en 2017 que ese tipo de función no se usaba mucho y a la vista de las acciones de la empresa, no da la sensación de que hayan cambiado de opinión.

Para concluir con su opinión, Ryan dice “Lo que es importante reconocer cuando consideras ese tipo de pregunta sobre el diseño de una nueva consola es que el tiempo, los recursos de ingeniería y el dinero son finitos, y hay que hacer recortes en términos de lo que se incluye y lo que no”. Eso sí, tuvieron dinero y recursos para producir la consola PlayStation Mini cargada de esos juegos que «nadie quiere jugar».

Pero, como los fans y especialistas aciertan a mencionar, hay mejores maneras de decirle al mundo que no pueden trabajar en la retrocompatibilidad o que no lo quieren hacer. Mejores formas que reírte en la cara de los jugadores que siguen disfrutando de esos juegos y que, a la vista de los comentarios de foros y webs, no son precisamente pocos. Sony huye de la realidad porque creen que lo saben todo y eso es lo que está haciendo que PlayStation 5, su nueva consola, esté teniendo un inicio tan desastroso, uno como prácticamente nunca se había visto en su hardware. Por no decir que la estrategia de Jim Ryan ha hecho que la marca PlayStation desaparezca, casi de un plumazo, del interés en la vida de los japoneses.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...