El gobierno controlará el amoniaco en el aire

El gobierno parece estar cada vez más comprometido con la calidad del aire y para demostrarlo, el ejecutivo acaba de aprobar dos reales decretos en los que se regulan los niveles de amoniaco que pueden expulsarse al ambiente y mediante los cuales se adapta a nuestro país la directiva europea sobre calidad de la atmósfera.

La calidad del aire es un tema que preocupa cada vez más a nuestros gobernantes. Prueba de ello es que el Consejo de Ministros haya aprobado este viernes dos Reales Decretos para regular las actividades potencialmente contaminantes de la atmósfera y para mejorar la calidad del aire que obligan a vigilar los niveles de amoniaco en aire en las estaciones de fondo regional y en las estaciones de tráfico de ciudades con más de 500.000 habitantes.

Además de la medición de los niveles de amoniaco, entre las novedades se incluyen la obligatoriedad de medición de las partículas de tamaño inferior a 2,5 m (Pm 2,5) de acuerdo a la Directiva 2008/50/CE relativa a la calidad del aire ambiente y para una atmósfera más limpia en Europa, que , hasta ahora no había sido aún adaptada a nuestro país.

La contaminación del aire es un problema candente/ Imagen: Wikimedia

A través de estos dos reales decretos no solo se  desarrolla la Ley 34/2007 de Calidad del Aire y Protección de la Atmósfera, creando un programa de medición de la calidad mucho más “ambicioso” en palabras del propio ejecutivo, sino que se  facilita a las autoridades competentes su cumplimiento a través de un articulado que unifica toda la normativa vigente en esta materia.  De hecho, a diferencia de lo que sucede en otros ámbitos donde son bien sabidos los conflictos competenciales que se crean entre el Estado y las Comunidades Autónomas, el Gobierno se ha apresurado a  declarar que los ejecutivos regionales han participado de manera activa en la elaboración de esta nueva normativa y que tendrán «amplias competencias» en su aplicación.

Una metodología para evaluar la calidad del aire

El Real Decreto sobre la mejora de la calidad del aire define y establece los objetivos de calidad del aire para cada uno de los contaminantes regulados en esta norma. Asimismo regula la forma de evaluar la calidad del aire en todo el territorio (a través de mediciones y de modelización) y el modo de proceder en la gestión posterior, de acuerdo a los resultados obtenidos en dicha evaluación. Igualmente, establece la información a intercambiar entre las administraciones (local, autonómica, nacional y europea).

Por otro lado, establece el contenido de los planes de mejora de calidad del aire, ya introducidos en la Ley 34/2007 y, en especial de los planes nacionales que ejecutará el Gobierno para los contaminantes sobre los que se observen comportamientos similares en cuanto a fuentes, dispersión y niveles, en varias zonas o aglomeraciones.

La normativa parece tenerlo todo previsto. Conscientes de las dificultades que pueden surgir a la hora de cumplir estos parámetros, nuestros gobernantes han regulado el procedimiento y las condiciones que deben cumplirse para pedir exenciones en la aplicación de estos valores límite de partículas, o bien prórrogas en el plazo de cumplimiento de los valores límite de dióxidos de nitrógeno y benceno, que en último término concederá o no la Comisión Europea.

Catálogo de actividades contaminadoras de la atmósfera

Por otro lado, el Consejo de Ministros ha aprobado un Real Decreto por el que se actualiza el ‘Catálogo de actividades potencialmente contaminadoras de la atmósfera’ y establece las disposiciones básicas para su aplicación.La norma actualiza la regulación y cataloga las instalaciones que generan emisiones contaminantes a la atmósfera y las caracteriza de acuerdo a su potencial grado contaminador.

También desarrolla los requisitos que deben cumplir para minimizar y controlar las emisiones y  simplifica los procedimientos de control para facilitar  su cumplimiento y reducir los costes que pueden conllevar estas mediciones para los titulares de las empresas que, en ocasiones deben llevar a cabo complejas modificaciones en sus instalaciones para instalar los instrumentos medidores. No obstante, los titulares de las empresas seguirán siendo los encargados de realizar los controles de las emisiones, mantener actualizados los registros de las medidas de contaminantes desarrolladas y de comunicar la información relativa a las emisiones y controles al órgano competente de su Comunidad Autónoma.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...