¿Qué es la donación de órganos?

La donación de órganos es un procedimiento quirúrgico mediante el cual se extrae un órgano sano para implantarlo en un paciente con el órgano enfermo. Sin esta donación, el paciente no podría sobrevivir. Hoy en día, si no existiese la donación muchas personas no podrían tener una calidad de vida óptima, y probablemente su salud y su vida correrían peligro. En la actualidad los países desarrollados han hecho de la donación una técnica médica muy avanzada, que normalmente alcanza unos resultados óptimos. Pese a los avances tecnológicos y sanitarios, lo cierto es que para que se produzcan donaciones debe haber donantes. Y los donantes no existen sin el altruismo y la solidaridad con el prójimo. Pensemos que, cada vez más, existen personas cuyos órganos han sufrido daños irreversibles y no pueden curarse con otro tipo de tratamiento médico.

La donación, una técnica médica avanzada y necesaria.

Los órganos que pueden ser donados son muchos de los internos, como los riñones, el corazón, el hígado, el páncreas, los intestinos o los pulmones. También la piel, las córnea, los huesos y la médula ósea. La mayoría de estas operaciones ocurren cuando el donante ha fallecido, aunque en ocasiones se producen donaciones en vida. De este modo, el órgano o tejido gracias al que un paciente sobrevivirá puede venir de dos fuentes distintas:

  • Donantes vivos. En este caso, el donante suele ser una persona con un vínculo de consanguinidad. Esto es, padres, hermanos, hijos mayores de 18 años, tíos, primos… En definitiva, una persona que pueda donar uno de sus riñones o un segmento de su hígado sin que su salud se vea comprometida y cuya edad no supere los 60 años. El hecho de que sea un familiar el donante favorece la compatibilidad, ya que la sangre y los tejidos son generalmente similares a los del paciente. De acuerdo con la ley vigente en España, un donante no familiar puede igualmente ofrecerse, pero para ello se habrá de someter a diferentes controles para garantizar que este gesto responde a razones de voluntariedad, gratuidad y altruismo.
  • Donantes fallecidos. Cuando una persona muere en la Unidad de Cuidados Intensivos de un hospital, el protocolo de donación de órganos se activa y éstos se mantienen ‘con vida’ mediante ventilación artificial. En estos casos, es el donante quien expresamente realizó en vida la llamada Tarjeta de Donante, donde da su consentimiento. En caso contrario, son los familiares quienes deben decidir.

España, puntera en donación de órganos.

Según se afirma en la página web de la Organización Nacional de Trasplantes, en España se cuenta con un buen número de donantes. Tanto, que somos el país con mayor tasa de trasplantes de todo el mundo, algo que habla muy bien de nuestra solidaridad para con el prójimo. Somos conscientes de que con la donación salvamos miles de vidas al año y mejoramos el bienestar de muchos pacientes, sin contar con la familia, amigos y demás allegados. Es por ello que en nuestro país se cumplen las condiciones para conseguir un trasplante en caso de que lo necesitemos, lo que nos ha llevado a convertirnos en un ejemplo para el resto de naciones.

No obstante, desde la Organización Nacional de Trasplantes se trabaja para seguir avanzando en este campo, pues no se puede olvidar que, pese a lo modélico del sistema, un 10% de los receptores fallecen mientras esperan recibir un órgano sano. Un margen de error que podría ser solventado si cada vez más gente se sumase a la iniciativa de la donación.

Foto por Irekia en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...