Desafío a la política china de un solo hijo

La política de control de la natalidad impuesta por el gobierno de China en 1978 ha evitado que el país se encuentre en estos momentos con una sobrepoblación que hubiese impedido a su economía crecer y desarrollarse al ritmo que hoy lo hace. Sin embargo, ha generado también diversas problemáticas de orden emocional y social, que a día de hoy siguen haciendo mella en la población del gigante asiático. A las parejas chinas solo les es posible tener un hijo, y ello por mandato de las autoridades. Si deciden romper esta regla deben de hacer frente a una costosa multa que la gran mayoría evita reduciendo el número de hijos al reglamentario. Pero la política ‘del hijo único’ ha traído otras consecuencias, que se desprenden de los datos ofrecidos por el censo público de 2010.

La política del 'hijo único', fuente de desigualdades en China.

La población china ha crecido en 73,9 millones durante diez años, lo que significa que actualmente es de 1.339 millones. No obstante, los ciudadanos pertenecientes a la tercera edad representan el 13,26% del total, subiendo tres puntos porcentuales desde el año 2000. Los menores de 14 años, sin embargo, han bajado 6,29 puntos porcentuales. Una tendencia que muestra a qué ritmo envejece la sociedad china debido a una política que, a largo plazo, puede acarrear consecuencias muy negativas para esa misma economía que pretende proteger. Un rápido envejecimiento de la población y una disminución de la población activa puede hacer que el sistema se desmorone al verse reducido el número de personas capacitadas para entrar en el mercado laboral.

Pero la medida de un solo hijo no afecta solo al envejecimiento de la población, sino que tiene repercusiones muy negativas a nivel social, como pueden ser los abortos selectivos de niñas a causa de la preferencia tradicional por el hijo varón. Ello hace que, también de una manera tendencial, se esté produciendo un desequilibrio entre sexos que puede tener consecuencias a medio y largo plazo. ¿Quién sostendrá un país cargado de jubilados? ¿Cuáles serán las consecuencias de vivir en una sociedad plagada de hombres solteros?

Las familias prefieren tener varones, lo que aumenta los casos de aborto selectivo.

El caso de Guangdong

En una de las zonas urbanas más pobladas del país, Guangdong, se intentan encontrar alternativas que reduzcan en la medida de lo posible los efectos antes mencionados. Por el momento, se pide que la política de planificación familiar se haga más tolerante y permita a los padres que sean hijos únicos el poder tener un niño más. Esto es, las parejas donde ambos cónyuges no dispongan de hermanos podrán tener dos vástagos.

Se trata de una medida defendida por el representante de la comisión de Población y Planificación Familiar de Guangdong, Zhang Feng, que espera que el Gobierno les apoye tal y como se desprende de sus declaraciones, recogidas por El País: «No sé si el Gobierno central dará luz verde o no, o cuándo será aprobada la petición, pero la provincia está en posición ahora de relajar la política de hijo único, que ha estado en vigor más de tres décadas«. Según él, no se experimentaría un crecimiento insostenible de la población, ya que tanto la Educación como la Sanidad son privadas y no todos los padres se lo podrían permitir. A este respecto, ya se han levantado muchas quejas sobre las fisuras del sistema chino del ‘hijo único’, que también genera desigualdades entre clases sociales. Las familias con más dinero se saltan la ordenanza y, previo pago de la multa, tienen dos o más hijos.

Por el momento se espera que el Gobierno apruebe este proyecto piloto. A buen seguro que muchas parejas de Guangdong lo están deseando.

Foto niño por Alex E. Proimos en Flickr

Foto grupo por benoitflorencon en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...