Condenada en Irán a 90 latigazos por ser actriz

En su país de origen, Irán, Marzieh Vafamehr parece haber cometido un pecado imperdonable: ser actriz y ejercer su profesión. ¿El castigo? Un mes de cárcel y 90 latigazos. Esa ha sido la condena a la que el juez de turno ha sometido a esta mujer por cometer una afrenta contra la buena imagen del país, actuando en una película que denuncia los problemas a los que se enfrentan los actores y cineastas iranís ante la censura y la represión de las autoridades. Como podemos comprobar, la tesis de la cinta no iba nada desencaminada, y esta vez la realidad, si no supera, sí se pone al mismo nivel que la ficción. El film en cuestión es un mediometraje de una hora dirigido por la iraní residente en Australia Granaz Moussavi y se llama ‘Teherane man haray’ (‘Mi Teherán a subasta’ sería su traducción).

La sorpresa de este caso reside, además de en la injusticia y desmesura del castigo, en que la actriz es la única detenida y condenada por la película, que narra las dificultades de una artista del mundo del teatro que se ve obligada a vivir en la clandestinidad para poder dar rienda suelta a su obra, si bien finalmente caerá en las garras del sistema y será encerrada en una prisión de mujeres. Pero ¿por qué es Vafamehr la única víctima? ¿Por qué no se ha arrestado a la directora, Granaz Moussavi, o a los productores? Suponemos que no será por falta de ganas, sino por la sencilla razón de que Moussavi, pese a tener origen iraní, es residente australiana, al igual que los productores del film. Parece ser que las autoridades del país no querían que ‘Teherane man haray’ quedase impune, y han encontrado a la perfecta cabeza de turco.

Según ha denunciado el marido de la actriz, el cineasta Nasser Tagh-vai, Marzieh se encuentra retenida desde hace tres meses en una granja que hace las veces de prisión, donde las condiciones de salubridad y habitabilidad parecen brillar por su ausencia, si atendemos a las declaraciones del esposo. Pero ¿qué contiene esta película que ha molestado tanto al régimen iraní? En primer lugar, se basa en la experiencia de la propia directora cuando trabajó en el Centro de Detención Woomera, ofreciendo una visión realista del frágil equilibrio de los artistas que intentan ofrecer una visión alternativa o denunciar la situación de su país. Para más inri, aparece el tema de las drogas, un tabú en Irán. Es más, Marzieh Vafamehr se muestra en pantalla con la cabeza rapada y sin pañuelo, evidenciando de esta forma la rebeldía del personaje.

Según podemos leer en ABC, ‘Teherane man haray’ fue filmado en 2008 de con el permiso del Ministerio de Cultura y Orientación Islámica y las autoridades del país. Sin embargo, y a posteriori, su exhibición fue declarada ilegal. No obstante, la película llegó a presentarse en el Festival Internacional de Cine de Las Palmas de 2010, al igual que en el certamen de Toronto en 2009, con gran aceptación entre el público y la crítica.

En el vídeo te ofrecemos un fragmento de ‘Teherane man haray’, pues una de las formas de hacer frente al gobierno iraní es dejar que los mensajes críticos contra el régimen se difundan y se conozcan. Justo lo que ellos no quieren.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...