¿Y si tuvieras que trabajar con tu ex? Una situación peliaguda

Scarlett Johansson y Ryan Reynolds estuvieron casados, y ahora el actor no quiere rodar ninguna película con la famosa vengadora.

Entre las mayores pesadillas a las que nos podemos enfrentar en la vida, la de tener que trabajar codo con codo con nuestro ex se convierte en una de las más terribles. No un ex con el que hemos pasado unos, sino un ex con el que hemos estado casados. Eso es lo que complica las cosas de manera significativa. ¿Qué haríamos en ese tipo de situación? ¿cuál sería nuestro comportamiento?

La ética nos diría que, aunque fuera molesto o doloroso (normalmente el sentimiento se suele dividir en uno de estos grupos), deberíamos afrontar el trabajo de una manera profesional. Claro está, habría muchos factores que terminarían influyendo en lo que fuera a ocurrir, como la situación en la que se llevase a cabo el final de la relación en su momento.

También hay factores adicionales que influyen, como que una de las dos partes tenga una mayor fuerza que la otra en el contexto laboral en cuestión. Eso podría dar lugar a discusiones añadidas o incluso a que la situación escalara de manera que una de las dos personas saliera del contexto profesional en el que se han encontrado (lo cual no es demasiado limpio, por supuesto).

Este tipo de situación la podemos ver en la relación que tienen dos actores de Hollywood de gran fuerza en la gran pantalla: Scarlett Johansson y Ryan Reynolds. Estuvieron casados entre los años 2008 y 2011, y aunque aparentemente tuvieron una buena relación, al final se rompió. Posiblemente el motivo de la ruptura fue el encuentro que tuvieron Ryan Reynolds y su actual esposa, Blake Lively, en el set de rodaje de la película Green Lantern.

Aunque el actor la ha denominado como uno de sus grandes fracasos cinematográficos, una decisión de la que se arrepintió profesionalmente, lo cierto es que le ayudó a conocer a su esposa. Posiblemente Scarlett no recuerde con mucha ilusión esa película y ni siquiera la haya visto.

Su relación se habría olvidado si no fuera porque, después de la compra de Fox por parte de Disney, las películas de Deadpool han pasado a integrarse en el universo Marvel. Y da la casualidad de que una de las caras más reconocibles del universo Marvel es la de Scarlett Johansson. Si bien su personaje es probable que no vuelva a aparecer en ninguna otra película de Los Vengadores, siempre existe la posibilidad de que se cruce con Deadpool (Ryan Reynolds) en alguna ocasión.

Y eso es algo que Ryan Reynolds dejó claro que no quiere que ocurra. El actor, a sabiendas de que se iba a integrar en el universo Marvel, parece que comunicó a los productores de Marvel que no tenía intención de trabajar en una misma película con su ex-mujer. No se sabe en qué fecha ocurrió esa conversación y si el guion de la última entrega de Los Vengadores se vio influida por ella, pero los fans esperan que no exista ninguna relación y que todo haya respondido a exigencias de guion.

No hay que olvidar, por otro lado, que Marvel estrenará pronto una película sobre la Viuda Negra, el personaje interpretado por Scarlett Johansson. ¿Será una disculpa no oficial por parte de la productora a sabiendas de las decisiones que tomaron pensando en el futuro? Porque está claro que Ryan Reynolds, con Deadpool, es un activo al que Marvel no puede perder la pista. Sus dos películas han sido grandes éxitos de taquilla y han demostrado que es uno de los personajes de Marvel que pueden obtener un gran nivel de popularidad sin necesidad de grandes secundarios.

No se sabe si, al final, la mala relación entre Scarlett Johansson y Ryan Reynolds se resolverá en la gran pantalla de forma amigable o paródica, pero conociendo a Disney y sus políticas, no hay duda de que sería lo más apropiado. Ver a Deadpool ser empujado al abismo por la Viuda Negra con algún comentario irrespetuoso ante millones de personas, seguro que ayudaría a igualar lo ocurrido y que ambas partes pudieran mirar hacia adelante.

Si nos llegásemos a ver en este tipo de situación, no hay duda de que lo más recomendable sería que afrontásemos el momento de una forma profesional. Si se trabaja con un objetivo común es posible que se lleguen a olvidar los problemas del pasado, siempre y cuando no hayan superado los límites de lo legal, por supuesto. Nos da la sensación de que Ryan Reynolds decepcionó a su ex-mujer cuando se encontraban en un momento muy positivo de su relación, y que ese jarro de agua fría que le cayó a la que está considerada como una de las mujeres más atractivas del mundo la llevó a tener un recelo enorme por su ex-pareja.

Este tipo de cosas no solo les pasan a los actores de Hollywood, por lo que es muy probable que sea una historia que os suene cercana. Pase lo que pase, miremos adelante.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...