Quejas en Apple por el plan de volver a las oficinas

Un grupo de empleados de Apple se ha pronunciado en contra de la idea de la empresa de volver a las oficinas en septiembre.

El plan de Tim Cook para que los empleados de Apple vuelvan a las oficinas en septiembre parecía magistral. Y es muy probable que incluso él pensara que habían llegado a una solución de lo más acertada y equilibrada: tres días de la semana en oficina y dos días en casa. Pero un grupo de casi 100 empleados ha publicado un manifiesto en el que se oponen a la medida, la critican y plantean los motivos por los que creen que no será nada beneficiosa.

Ahora el CEO de Apple tiene una decisión que tomar, pero lo más probable es que los cambios de los que se habló hace unos días para el regreso a las oficinas, no cambien. Al menos, no de momento. Una compañía como Apple, que tiene miles de empleados, posiblemente encuentra que menos de 100 no suponen un bloque de suficiente peso como para darle tanta relevancia.

Estos empleados que se oponen a la vuelta a las oficinas, hablan de cómo el tiempo durante el cual han teletrabajado ha representado el mejor de sus vidas laborales. Justifican esta opinión con estadísticas y datos claros en los que refuerzan ventajas, como que estando en sus casas y no en la oficina pueden evitar el gasto de tiempo que supone llegar cada día al trabajo o los espacios de tiempo que pierden en ciertas tareas o momentos del día que los preferirían pasar con su familia.

Es ahí, en la conversación sobre la familia, donde más le tiene que doler a Apple. Los empleados no lo dicen claramente, pero dejan claro en cierto modo que, si se trata de decidir cómo usar su tiempo, lo que prefieren es usarlo en compañía de su familia y seres queridos. Es decir, que le dan más importancia a comer con sus hijos que comer con sus compañeros de departamento. ¿Y quién puede llevarles la contraria? No obstante, todo tiene límites y una comprensión que debe ser más global.

Porque es algo obvio que crear una buena relación con los compañeros de trabajo nos ayuda a desarrollar nuestra actividad mejor. Por eso se convierten en nuestra segunda familia (si el trabajo, el entorno laboral y las condiciones son buenas). Eso es algo que Apple ha tenido siempre: buen rollo en sus oficinas. Pero esas personas, quieren más de lo suyo y menos de la empresa. Tim Cook les ha hecho una buena propuesta: 3 días en oficina y 2 en casa, por lo que hay equilibrio en lo relacionado con la conciliación laboral y con el esfuerzo de trabajo colectivo.

Los empleados también afirman que no están de acuerdo que deba implementarse una política globalizada para todos los trabajadores, sino que deberían ser los jefes de división los que tomen las decisiones. Además, también dicen que se han quejado repetidamente en los últimos meses y que nadie los ha escuchado de una manera en la que pudieran explicar sus razones de forma detallada.

Como este equipo de empleados disgustados no se anda con chiquitas, en el mensaje que han publicado dan a entender que muchos de ellos podrían optar por abandonar Apple si no se les proporciona unas medidas laborales más cómodas. Dicen que no quieren verse en la situación de tener que elegir entre la forma de trabajar que quieren y el seguir con Apple. No obstante, hay algo en sus palabras y en la forma en la que están presionando que resulta un poco forzado y que nos lleva a ver que quizá se está intentando estirar demasiado de la cuerda sin ver que se puede llegar a romper.

El problema para estos empleados es que la naturaleza de Apple está en el cara a cara. El gran campus circular de Apple es un lugar donde hacer conexiones en vivo, donde hablar, conocerse y cambiar ideas. La empresa de la manzana siempre ha defendido la idea de que con esas interacciones es como mejor salen las ideas que pueden llegar a cambiar el mundo. Los brain storming no los entienden delante de una cámara emitiendo su imagen a distancia. Para la filosofía y la cultura interna de Apple, el compañerismo (aunque haya episodios en la historia de la empresa que son bastante turbios en ese sentido), es algo que se manifiesta de tú a tú, en persona, de cerca, en vivo, con una interacción inmediata y natural.

Los paseos que se daba Steve Jobs eran clave en su forma de trabajar. De vez en cuando elegía personas para pasear y, cuando entrevistaba candidatos, podía ocurrir que se los llevara a dar una vuelta. Si los sacaba del edificio para caminar, hablando con ellos, era una buena señal. Pero también era algo crítico: si Steve Jobs cortaba el paseo y le decía al candidato de regresar a la oficina, algo así como “bueno, volvamos dentro”, ya se podía imaginar que las cosas no iban a salir bien.

No obstante, todos los paseos tenían un final. La cuestión era cuán largo fuera el paseo. Dependiendo de los metros que Steve Jobs caminara contigo, tendrías más o menos posibilidades de terminar entrando a formar parte del equipo de Apple. Para la empresa el cara a cara siempre ha sido vital. Pero esto, no es algo precisamente nuevo, sino que se sabe de siempre y ha sido algo que ha marcado el rumbo de la empresa de la manzana desde hace mucho tiempo.

Es loable que haya empleados que no estén de acuerdo con esta forma de actuar, que hayan descubierto que el teletrabajo encaja mejor con sus objetivos en la vida y con la manera en la que quieren disfrutar de sus días, pero es posible que tengan que acabar buscando otra empresa para trabajar. Lo que parece poco probable, por comprensible que resulte Tim Cook, es que Apple vaya a hacer modificaciones drásticas en esta decisión de vuelta a la oficina que ya se viene planteando desde lejos.

Y, por otra parte, lo que tendrían que pensar estos empleados insatisfechos es que la regla de: 3 días en oficina y 2 días en casa, posiblemente terminará eliminándose con el paso del tiempo. Vemos que, cuando la normalidad se alcance de una manera casi plena, habrá un cambio a 4 días de oficina y 1 día de teletrabajo, y posteriormente se llegará a modificar a un proceso definitivo de 5 días de oficina. Eso es lo que es más probable que Apple tenga en mente y lo que sus empleados deberían mentalizarse para encontrarse en el futuro.

No obstante, no es algo malo ver que hay personas que luchan por cambiar la forma en la que se trabaja ahora que la pandemia nos ha demostrado los beneficios del teletrabajo. Y sí, son beneficios enormes, no solo en lo personal, sino también en cuanto a la optimización de la forma de trabajar. Pero hay empresas que difícilmente se van a adaptar al teletrabajo cuando son conscientes de que, para ellas, es muy importante buscar la creatividad poniendo a todas sus mentes a pensar de una manera común.

Veremos si Apple toma alguna decisión que cambie el rumbo de las cosas o incluso si sorprende al anunciar que se han replanteado la idea que habían determinado para volver a las oficinas en el mes de septiembre de este año 2021.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...