Mattel acepta el teletrabajo, pero con visitas sorpresa

Las condiciones de Mattel para teletrabajar en su empresa incluyen la posibilidad de ser visitado por tu superior por sorpresa.

Muchas personas se han acostumbrado al teletrabajo y ahora no quieren volver a la normalidad de ninguna de las maneras. Eso está empujando a las empresas a buscar soluciones, sobre todo en casos en los que se están viendo perdiendo talento a la vista de empleados que prefieren cambiar de trabajo que volver a la oficina. En el caso de Mattel, la famosa empresa del mundo del juguete, se han planteado una serie de medidas que los empleados que quisieran seguir teletrabajando tendrían que aceptar. Pero no todos están contentos con la propuesta.

El principal motivo se encuentra en que aceptar teletrabajar significará que los empleados de Mattel podrán ser sometidos a visitas sorpresa en sus domicilios por parte de sus supervisores. Eso sí, solo ocurrirá en horario de trabajo, pero no se puede decir que no resulte más extraño, molesto e incómodo.

Posiblemente este tipo de idea esté en contra de todo lo que significa el teletrabajo y los beneficios del mismo. Imaginamos que el empleado que tenga que estar sometido a este tipo de condiciones laborales se encontrará pendiente en todo momento de si podría recibir una visita de su superior. Y todo depende del superior para que sea todavía más incómodo. Por ejemplo, un superior que dude de su empleado podría llegar a visitarle una vez, ver que todo está bien y que está trabajando, y después volver a los 15 minutos de sorpresa para descubrir si sigue trabajando o si lo ha dejado de hacer porque ya le había hecho una visita antes.

Este tipo de prácticas no tenemos duda de que serían terribles para la productividad y que harían que los empleados no se encontraran a gusto en su trabajo. Asimismo, implicaría una inversión de tiempo y esfuerzo por parte de los supervisores, a quienes seguro que tampoco les hace mucha gracia tener que dedicar parte de su jornada a recorrerse la ciudad visitando a sus empleados.

Y lo peor es que esto no es lo único que llama la atención de las medidas de Mattel. En varias ofertas de trabajo que ha hecho la empresa han quedado registradas sus condiciones y son realmente extremas. Por ejemplo, piden a los profesionales que hagan uso del teletrabajo que trabajen en una habitación que se encuentre cerrada y que no tengan ningún tipo de distracción, en especial debido al cuidado de terceros. Ponen el ejemplo de mascotas o niños, y también solicitan que no haya ningún tipo de ruido de fondo. No permiten escuchar música ni que los empleados hablen durante horas de trabajo.

Asimismo, los empleados tienen que poner su propia conexión a Internet de alta velocidad y asegurarse de estar totalmente concentrados en sus tareas. Cómo no, la información sobre sus condiciones se ha viralizado y han caído muchas críticas sobre el departamento de recursos humanos de Mattel. Sorprende que una empresa dedicada al mundo del juguete, la cual se concentra en ofrecer diversión a los niños de todo el planeta, tenga una forma de trabajar tan extremadamente irregular. Lo más probable, y la explicación lógica, es que Mattel no ha sabido adaptarse a las nuevas tendencias y exigencias del mundo en el que nos encontramos y que necesite un poco de asesoría sobre la forma en la que debería actuar.

Es muy posible que, después de la lluvia de críticas, Mattel haga algún tipo de corrección en cuanto a sus medidas relacionadas con el teletrabajo. Lo cierto es que no nos imaginamos a un diseñador de figuras de acción pensando en cuál será el próximo enemigo de He-Man, mientras tiene que estar mirando de reojo la puerta para saber si va a venir un supervisor a que deje de escuchar su música favorita. Eso seguro que podría derivar en que comiencen a producirse muñecos con aspectos similares a los de estos supervisores. E incluso podría ser una fantástica nueva colección de figuras: los supervisores de Mattel y sus malvados planes.

Mattel ha demostrado un nivel de insensibilidad absoluto. Muchas de las críticas dirigidas a la empresa les solicitan que comiencen a usar solo robots para sus oficinas, porque está claro que es lo que están buscando y no personas reales con sentimientos y necesidades. Pero no deberían pedirlo muy alto a la vista de que ya son muchos los robots que trabajan en las fábricas de esta y otras empresas del mercado. Es muy probable que llegue un día en el que tomen la decisión de contratar robots que hagan los diseños de sus juguetes usando algoritmos.

Pero, eso sí, ese día todavía está lejano y ahora mismo Mattel tiene que entender que sus empleados son personas y que, por mucho teletrabajo que hagan, no deberían estar sometidos a ese tipo de medidas draconianas. Desgraciadamente, las ofertas de trabajo en las que se indicaban esas condiciones han recibido cientos de candidaturas.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 4,00 de 5)
4 5 1
Loading ... Loading ...