¿Funcionará el teletrabajo a largo plazo?

El teletrabajo se podría convertir en la tendencia principal de los próximos años después de su aceptación durante la pandemia.

Debido al coronavirus, nos hemos metido de lleno en la filosofía del trabajo por obligación. Llegó de improviso y se ha establecido entre nosotros durante ya más de un año. Ahora que comienzan a perfilarse planes de relajación de las medidas, las empresas se plantean si volver a la normalidad pre-pandemia, mantener el teletrabajo al 50%, dejarlo al 100% y comenzar a hacer cambios en las oficinas o adoptar medidas extraordinarias dependiendo de cada uno de los empleados. ¿Qué es lo que deberían decidir las empresas para obtener el mejor rendimiento?

Por supuesto, no hay una respuesta definitiva. No hay un plan absoluto que garantice unos resultados del todo satisfactorios. Lo único que podemos hacer es analizar los resultados de estudios recientes y de la propia experiencia que han tenido las empresas implementando el teletrabajo en esta temporada forzada de empleo a distancia.

Algunas empresas dicen que se han habituado totalmente al teletrabajo. Para un 75% de los trabajadores de distintos estudios, el teletrabajo es la nueva normalidad. Pero hay algunas grandes organizaciones que se oponen a su aceptación y que argumentan que se trata de “una aberración”. Es lo que dice el mayor mandatorio de Goldman Sachs, que afirma que se van a ocupar de solucionar el problema del teletrabajo lo antes posible, porque no creen que esté hecho para ellos.

Pero posiblemente la cuestión se encuentre en esa precisión que hace “para ellos”. Lo mismo que se aplica a grandes corporaciones como la suya, la cual parece que se ha quedado anclada en el pasado, no se tiene que aplicar a los miles de empresas que hay en todo el mundo. El teletrabajo abre muchas posibilidades de éxito y satisfacción. A las empresas que apuestan por ello abiertamente se las está poniendo en el punto de mira de quienes buscan un nuevo puesto de trabajo. Hay motivos suficientes para ello, como la búsqueda de empleos que ofrezcan una buena dinámica de trabajo, flexibilidad, y la oportunidad de tener un mejor equilibrio entre el tiempo que dedicamos al día a trabajar y el que pasamos con nuestra familia o amigos.

Hay quienes apuestan por ello y lo justifican

Las empresas que se han abierto al teletrabajo obtienen una serie de beneficios claros que no solo están aportando ventajas a corto plazo, sino que se escalan de forma positiva con el tiempo. Es el caso de unas tasas de absentismo inferiores, ya que muchos de los motivos para faltar al trabajo desaparecen. También se están registrando niveles de beneficio superiores, así como mayores tasas de productividad. Las causas de ello se encuentran vinculadas con la flexibilidad que ofrece el teletrabajo, la ausencia del contacto de oficina constante y la oportunidad de concentrarse más en el trabajo.

Además, otro estudio desvela que un 78% de la generación millennial se muestra más abierto a ser leales al puesto de trabajo y no buscar otro empleo cuando trabajan para empresas que son flexibles. Por el contrario, en el caso de empleados de empresas poco flexibles y que son demasiado rígidas en sus normas, son más propensos a buscar mejores oportunidades que les dejen más satisfechos.

Y también empresas que quieren volver a la oficina

Por el contrario, otros estudios han desvelado que hay empresas que no quieren continuar con el teletrabajo porque están obteniendo malos resultados. Se ha descubierto que hay empleados que desarrollan menos compromiso con la compañía y que son propensos a cambiar de trabajo debido a que echan en falta tener un contacto directo con sus compañeros de oficina.

Esta diferencia de perspectivas en estudios similares se justifica debido al tipo de empleado al que se le esté preguntando. El motivo de ello se encuentra en que las nuevas generaciones son más propensas a necesitar un entorno privado, más flexibilidad y opciones para concentrarse, mientras que los empleados más veteranos están demasiado habituados al contacto directo como para saltar totalmente al teletrabajo.

El secreto: un modelo híbrido

Por eso, en todos los estudios hay un tercer pilar de resultados que muestra una combinación híbrida entre los dos tipos de filosofía de trabajo. Son muchos los empleados que lo que piden es que se adopte un modelo combinado que incorpore días de trabajo en la oficina y teletrabajo. No a partes iguales, normalmente siempre un poco más de teletrabajo, manteniendo la mayor parte de los días de la semana fuera de la oficina, pero yendo a la misma al menos una o dos veces cada siete días.

Este tipo de filosofía posiblemente es la que acabe triunfando, porque a todas luces proporciona lo mejor de cada uno de los dos mundos y la mejor manera de satisfacer a todos los empleados. No obstante, también está previsto que haya negocios que, después de comprobar que el teletrabajo funciona para ellos, decidan adoptarlo en su totalidad. Eso les permitirá ahorrar en alquiler de espacios de oficina y de otro tipo de gastos que se tienen que mantener de forma mensual y cuya eliminación puede garantizar un buen ahorro para la empresa.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...