BlaBlaCar lleva a España a los tribunales

La empresa que facilita los viajes en coche compartidos denuncia a España ante la CE tras las sanciones impuestas por la Comunidad de Madrid.

blablacar

La economía colaborativa se está afianzando en nuestro país, donde, para variar, lleva cierto retraso respecto a nuestros vecinos europeos. El número de aplicaciones y empresas que desarrollan este concepto de consumo en los ámbitos más variados no deja de aumentar, así como su volumen de negocio y sus usuarios. Sin embargo, hace tiempo que el desarrollo tecnológico ha dejado obsoleto el marco legal en el que operan estas disruptivas compañías. De ahí que los problemas judiciales entre estas y la Administración amenacen con hacerse habituales.

El pasado 22 de noviembre, BlaBlaCar presentó una denuncia formal contra España ante la Comisión Europea (CE). Se trataba de un paso que la firma ya había anticipado desde el momento en que, a su juicio, su actividad empezó a ser perseguida por las autoridades españolas. Concretamente, el episodio que motivó la denuncia fue la sanción interpuesta por la Comunidad de Madrid, que entendió que BlaBlaCar había infringido la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres. Dado que no es posible denunciar a un gobierno regional, la empresa acusa directamente a España.

¿Cuáles son las posturas en liza? El Ejecutivo de Cristina Cifuentes aprecia que los conductores registrados en la plataforma para compartir vehículos carecen de la licencia correspondiente. De igual modo, considera que el servicio prestado con la imagen y el reclamo de BlaBlaCar es equivalente a un transporte público, una actividad para la cual la empresa no está autorizada. Por otro lado, también apunta que las tarifas percibidas por los conductores inspeccionados este año superan considerablemente los gastos de los viajes.

Por el contrario, desde BlaBlaCar -o, más concretamente, desde su filial española y portuguesa Comuto Iberia- creen que las exigencias de la Comunidad de Madrid no resultan acordes con la actividad que desarrolla la empresa. La firma pone como ejemplo la inexistencia de conflictos en otras partes de Europa para solicitar la actualización de las leyes españolas. En este sentido, a diferencia de lo que ocurre con Uber, BlaBlaCar no cumpliría exactamente la labor de un taxista. El proceso acaba de empezar.

Vía: Europa Press.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...