Método ABM/ABC

Para poder llevar a cabo un gerenciamiento de costos y aplicarlos adecuadamente a la gestión de la empresa, es necesario aplicar un método de planificación, controlando y mejorando la administración de Costo Indirecto de Fabricación (CIF), este método es el ABM (Activity Based Management) que conjuntamente con la metodología ABC permiten optimizar los costos enfocados al cliente.

Para poder llevar a cabo un gerenciamiento de costos y aplicarlos adecuadamente a la gestión de la empresa, es necesario aplicar un método de planificación, controlando y mejorando la administración de Costo Indirecto de Fabricación (CIF), este método es el ABM (Activity Based Management), el cual se constituye en una disciplina que se enfoca en la dirección eficaz y eficiente de Actividades con el fin de mejorar la Cadena de Valor (que es una serie de actividades que se llevan a cabo para diseñar, producir, comercializar, entregar y apoyar su producto); esta disciplina utiliza el costeo ABC o costeo basado en actividades, el cual determina cada actividad que desarrolla la organización y aplica a esta sus costos respectivos.

Michael Porter, desarrolló el concepto, en su obra “Estrategia Competitiva” (1980), señala que cada unidad de negocio debe desarrollar una ventaja competitiva continua, basándose en el costo, en la diferenciación o en ambas cosas. La Cadena de Valor es una serie de actividades que se llevan a cabo para diseñar, producir, comercializar, entregar y apoyar su producto. La construcción de una cadena de valor se basa en la identificación de los valores de nuestra empresa y asignarles costos, ingresos y activos a las actividades de valor; asimismo debemos diagnosticar cuáles son las causales de costos que regulan cada actividad de valor y desarrollar una ventaja competitiva sostenible, bien sea desarrollando las causales de costo mejor que los competidores, o bien reconfigurando la cadena de valores.

Dicha cadena de valor es útil para analizar la ventaja competitiva de la empresa, la cual no puede ser considerada dentro de una empresa como un todo, sino que dicha cadena de valor debe descomponerse en sus diferentes actividades estratégicas, ya que cada una incurre en costos, genera ingresos y está ligada a activos, separándose en aquellas que representan un importante porcentaje de los costos operativos, o si el comportamiento de costos de las actividades son diferentes, o si los competidores las ejecutan en forma diferente o si tiene alto potencial para crear diferenciación. A partir de este desarrollo se puede calcular el rendimiento sobre activos para cada actividad de valor, este análisis permitirá identificar las causales de costos que expliquen las variaciones de costos en cada actividad de valor.

El ABM constituye una metodología de trabajo y gestión de alto impacto a la hora de generar una producción competitiva y de administrar eficientemente los costos; el objetivo es alinear las actividades y procesos de manera tal de generar el mayor valor agregado para los clientes y consumidores, por ello en el ABM el cliente siempre está por encima de cualquier prioridad o actividad de la empresa y todas están orientadas a su satisfacción, esto se logra a través del uso más eficiente de los recursos, para lo cual se pone en práctica un proceso continuo de mejoramiento.

El enfoque operativo está destinado a mejorar la performance de las actividades mediante un uso más eficiente de los recursos, en tanto que el enfoque estratégico se centra en concentrar los recursos en aquellas actividades generadoras de valor agregado. De ello se desprende algo que es fundamental, “no basta con hacer más eficiente y eficaces las actividades y procesos, sino que primero debemos definir muy bien cuáles han de ser las actividades y procesos a optimizar”.

La Gestión Basada en Actividades es un sistema de administración basado en la planificación, mejora y control de las actividades de una organización para cumplir con los requerimientos externos y las expectativas de los clientes.

Como señalamos el objetivo fundamental es alinear las actividades y procesos, pero tratando de presentar un mayor valor agregado para los clientes y consumidores, así mediante el mejor conocimiento de las actividades y sus respectivos costos, gracias a la puesta en práctica del ABM y el ABC, pueden y deben encararse aquellos cambios y modificaciones en los procesos tendientes a reducir los costes, mejorar el servicio al cliente, reducir los tiempos de procesamiento, acortar los tiempos de respuesta, e incrementar la rentabilidad de la empresa; estos cambios en los procesos son efectuados mediante la reingeniería de los mismos.

Es por ello que el Cliente siempre estará por encima de cualquier prioridad de la empresa y será el motor que impulse a la mejora continua y a la gestión de costos. Para entender mejor este punto lo representaremos en forma grafica:

Ambas metodologías no son incompatibles, deben ser aplicados conjuntamente en la empresa puesto que se complementan y determinan una correcta gestión de costos, enfocada en el cliente y en el aumento de su fidelidad, creando ventajas competitivas a favor de la empresa, así como permite analizar adecuadamente la Cadena de Valor permitiendo mejorar la efectividad y eficacia de los procesos, eliminando el trabajo que no proporciona para la empresa ningún valor agregado y teniendo como consecuencia la mejora los funcionamientos específicos. El ABM también permite tomar decisiones eficaces en base a la medición del rendimiento, la eficacia y la calidad permitiendo obtener costos reales y ajustados correctamente al producto y a la línea de la organización.

El resultado de la aplicación de esta metodología, y más aún si la aplicamos conjuntamente con un método ABC, para aplicar los costos a la gestión de la empresa nos lleva a la excelencia, que para la empresa es el conjunto de practicas sobresalientes en la gestión y el logro de resultados basados en conceptos fundamentales que incluyen: la orientación hacia los resultados, orientación al cliente, liderazgo y perseverancia, procesos y hechos, implicación de las personas, mejora continua e innovación, alianzas mutuamente beneficiosas y responsabilidad social.

En conclusión mediante el mejor conocimiento de las actividades y sus respectivos costos, gracias a la puesta en práctica del ABM y el ABC, pueden y deben encararse aquellos cambios y modificaciones en los procesos tendientes a reducir los costes, mejorar el servicio al cliente, reducir los tiempos de procesamiento, acortar los tiempos de respuesta, e incrementar la rentabilidad de la empresa; considerando que para implementar estos cambios en los procesos debe aplicarse un proceso de reingeniería de los mismos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 2
Loading ... Loading ...