Los beneficios de autopublicar tu libro

La autopublicación de libros aporta importantes ventajas respecto a su publicación de forma tradicional con una editorial.

Gracias a Internet, la autopublicación de libros se ha transformado en uno de los procesos más habituales y por el cual optan más personas a las que les gusta escribir. Es una idea que simplifica mucho el trabajo, que ayuda a enfocarse en la elaboración del libro y que puede llegar a proporcionar grandes beneficios. Pero ¿Cuáles son los motivos concretos y beneficios que llevan a que se trate de una opción tan recomendada?

Seguridad máxima de publicación

El principal problema de escribir un libro y publicarlo de una manera tradicional, se encuentra en que nunca se tiene seguridad máxima de que se vaya a publicar (salvo que te llames Stephen King). Lo primero que hay que hacer es optar por una opción: buscar un representante o trabajar por ti mismo para conseguir que tu manuscrito llegue a las editoriales. En ambos casos, tampoco hay seguridad de que alguien te vaya a querer publicar.

En estos tiempos se dice que “todo el mundo escribe”, lo que complica muchísimo las cosas. En un momento en el cual las editoriales analizan incluso la cantidad de seguidores que tiene un autor en redes sociales antes de darle su aprobación a uno de los libros, comenzar desde cero e intentar vender un manuscrito a una editorial, se puede convertir en una misión realmente complicada.

Por eso, lo que hacemos con la autopublicación es olvidarnos de todos esos problemas. En el momento en el que hayamos terminado el libro, podremos gestionar su carga en una de las plataformas de autopublicación disponibles y, poco tiempo después, verlo finalmente impreso. Es cierto que no se puede comparar el proceso de venta al que supone haberlo comercializado directamente en una editorial, pero entre poder venderlo y que nadie vea el libro publicado… ¿Con qué opción os quedaríais?

Mayores beneficios

Por supuesto, aquí se encuentra otra de las ventajas de la autopublicación. Dado que vender un libro autopublicado es más complicado, es lógico que vayamos a tener más beneficio cuando consigamos que se haga famoso. Las comisiones en la venta de autopublicación alcanzan unos niveles de rendimiento excepcionales, siendo posible que obtengamos la mayor cantidad de los ingresos de las ventas que se generen. Por su lado, al venderlo en una editorial, los royalties que obtenemos por cada libro vendido son realmente reducidos. Así, si nuestro libro no llega a ser muy famoso, cualquier ingreso generado en autopublicación será muy superior a lo que logremos trabajando con una editorial.

Por otro lado, al saber que vamos a tener una mayor parte de ingresos de cada venta generada, seguro que nos empleamos mucho más a fondo para conseguir que el libro se convierta en un súper-ventas. Es la filosofía de, “ya que tú has hecho todo el trabajo duro, tú eres quien merece ganar más dinero”. Las plataformas de autopublicación también tienen sus comisiones, pero son muy inferiores a lo que acaba embolsándose una editorial.

Control completo sobre el libro

A nadie le gusta que interfieran en la elaboración de su libro, que le digan cómo tiene que escribirlo o los cambios qué debe llevar a cabo. Por desgracia, esto es algo que ocurre de una manera frecuente en aquellos casos en los que trabajamos directamente con una editorial. Después de la primera revisión del manuscrito, se solicitan una serie de cambios o se tienen en cuenta consideraciones que ayudarían a que el libro alcanzase su público de forma más adecuada.

En algunos casos son cambios o modificaciones que no tienen que ser trascendentales o que incluso, indudablemente, pueden ayudar al impacto que tenga la obra entre los lectores. Pero no dejan de ser cambios y peticiones de modificación que no han sido realizadas por el autor, sino que vienen de la mano de otras personas. Eso es algo que no suele gustar a los autores y que tiene capacidad para que cualquier persona que escribe se llegue a sentir molesta.

Con la autopublicación no habrá nadie que nos diga cómo tenemos que acabar el libro, ni tampoco qué debemos escribir, cómo hacerlo o la forma en la que presentarlo. Todo queda en nuestra mano y tenemos control sobre ello en su totalidad. Así, nos sentiremos más satisfechos con el trabajo que realicemos y con el aspecto definitivo que tenga el libro cuando se ponga a la venta.

Es más fácil perfeccionar el libro

Con algunas publicaciones o libros que realizamos suele ser frecuente que, tiempo después de acabarlos o incluso ponerlos a la venta, queramos complementarlos o extenderlos de distintas maneras. Esto, si hemos realizado la publicación con una editorial, es algo que posiblemente no podamos hacer. Habrá mucha burocracia por delante y posiblemente se tengan que vender miles de ejemplares antes de que sea posible hacer una nueva edición con cambios.

Pero en el caso de la autopublicación, no hay nada que impida realizar un cambio en cualquier momento y subir de nuevo el archivo del libro a la plataforma para que se encuentre actualizado. Esto, por ejemplo, también puede ser un buen recurso para aquellos casos en los que hayamos detectado algún tipo de error incluso después de la publicación. Así, lo podemos solucionar con sencillez.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...