Los 7 pecados de las redes sociales

Las empresas deben intentar huir de los siete errores más comunes cuando se trata de sacar partido de las herramientas sociales 2.0

Hace algo más de una década se empezaba a oír en los entornos empresariales que quién no estuviera en Internet no era nadie. Vivimos entonces un período en el que todo el mundo se lanzaba a ocupar su parcela online mediante poco más que webs de una sola página, con cuatro líneas de texto y alguna imagen resultona. Sin duda, muchos hicieron el ridículo solo por el ansia de estar ahí y no perder el tren de la moda. Ya hace tiempo que un proceso similar se ha vivido con las redes sociales. Las empresas se han lanzado a la caza de perfiles y cuentas en todos los servicios habidos y por haber con la esperanza de encontrar un nuevo El Dorado virtual. No son pocas las que, sin tener mucha consciencia de causa, creen que en pocos días lograrán miles de seguidores en Facebook o Twitter y que esto se traducirá inmediatamente en ventas, por qué claro, todos ellos irán directamente a su web a comprarles sus productos y los beneficios subirán estratosfericamente. ¡Craso error!

Adivina los 7 pecados de las redes sociales para las empresas

Y es que más de los que parece desconocen las claves de un medio como el 2.0, por ello queremos aportar un poco de luz al asunto y tratar los puntos básicos para no equivocarse haciendo un buen uso del mismo. Y la mejor forma para aprender la estrategia de utilización de las redes sociales es conocer los errores más comúnes a evitar. Éstos pueden resumirse en la clásica tabla de los siete pecados capitales, aplicados al actual panorama online. Los responsables de redes sociales de las empresas, community managers y otros, pueden sacar partido de estos siete puntos fundamentales para intentar mejorar así el provecho que le sacan a las comunidades sociales en Internet.

– Avaricia. Existen muchos casos de empresas que ansían conseguir más y más clientes con las redes sociales, olvidando que éstas fueron creadas para que la gente se comunique entre si, socializándose en un canal pluridireccional. Así pues, no hay que ver a los usuarios sólo como clientes potenciales a los que enchufarles nuestros productos a la primera de cambio.

– Pereza. Una perfil en una red social es algo vivo, que se tiene que cuidar día a día, y que requiere de cierta «humanidad» y creatividad. No vale caer en la desidia, y pasar de crear nuevos contenidos, reenviando los antiguos, programando el mismo mensaje de forma repetida…

– Ira. Sentimiento natural que se puede experimentar cuando se reciben malas críticas o comentarios que puedan herir a la empresa. Hay que tener en cuenta que las redes son herramientas para que la gente exprese su opinión libremente, ésta debe saber aceptarse y gestionarse adecuadamente en cada ocasión, sin caer en enfados públicos que sólo mancharán aún más la imagen de marca.

– Envidia. Como plataforma abierta al mundo, las redes sociales también generan ansia por ser el mejor por parte de las empresas, y en este afán competitivo nace también la envidia, que provoca que muchos contraprogramen acontecimientos fijándose en las operaciones de la competencia, o que se luche por ser más que el otro.

– Soberbia. En este sentido, muchas empresas siguen interpretando las redes sociales como un medio más, sin entender que aquí la relación es horizontal, de tú a tú, y que no se debe responder al público en un plano superior. La humildad es un rasgo que hay que cultivar por las empresas.

– Lujuria. Seguimos insistiendo en el error que significa desear captar más y más individuos en las redes sociales, incluso robándole a la competencia. Hay que fijar bien la estrategia en redes para que la inversión que se dedique a ella sea bien amortizada.

– Gula. Por último, las empresas se lanzan a veces a conseguir un alto número de usuarios, buscando así más la cantidad que la calidad. Y hay que tener en cuenta que esta estrategia masiva no lleva a ninguna parte, porqué no debemos confundir seguidores con clientes.

Foto: See-ming Lee

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...