Desventajas de trabajar viviendo en una caravana

Trabajar y vivir en una caravana puede parecer una idea muy atractiva, pero también tiene un amplio volumen de riesgos.

Hace poco tiempo te hablamos de las ventajas que tiene trabajar viviendo en una caravana, pero, como te prometimos en ese momento, también queremos hablar de las desventajas. Porque, como se suele decir, “no es oro todo lo que reluce”. Debido a ello, hemos preparado este artículo a modo de respuesta en el que exploramos el lado opuesto de lo que te contamos inicialmente.

La vida trabajando en una caravana

Este tipo de vida tiene distintas desventajas que principalmente van asociadas a su reducido espacio interior. Al fin y al cabo, en las caravanas más austeras, no se puede contar con algunas necesidades básicas, como disponer de un buen baño. El motivo de ello suele ser el espacio o, de manera indirecta, el volumen de inversión que hayamos hecho en el vehículo.

Es importante tener presente este tipo de situaciones para tomar una decisión a la hora de adquirir una caravana para vivir. Entre los gastos más importantes que hay que tener presentes están los relacionados con el mantenimiento de la caravana. Si bien en el día a día suelen ser reducidos, hay que contar con un colchón económico para poder solucionar los inconvenientes más serios que se puedan producir en la caravana. Nunca se sabe cuándo te vas a enfrentar con la posibilidad de daños más costosos que los que se producen en una vivienda tradicional.

Entre las desventajas de trabajar viviendo en una caravana podemos mencionar las siguientes:

  • Las dimensiones reducidas pueden llegar a agobiar a quien vive en una caravana, principalmente por el reducido espacio de movimiento que tenemos. Esto será aun peor si estamos acostumbrados a vivir en un lugar amplio y con mucho espacio para moverse.
  • Si eres del tipo de persona que disfruta de baños largos en la ducha, viviendo en una caravana te tendrás que adaptar y olvidar de esas sesiones tan satisfactorias. A veces no podrás ni siquiera ducharte en la caravana y tendrás que buscar otros lugares donde hacerlo. Y, si tienes ducha, seguramente no será tan cómoda como la de tu casa.
  • El espacio para cocinar o preparar alimentos es mucho más reducido.
  • Tienes que elegir muy bien cuáles son los artículos y objetos que vas a tener en la caravana, por lo que, en ocasiones, no podremos contar con algunas cosas que pueden gustarnos. Por ejemplo, olvídate de tener una biblioteca extensa, por solo mencionar una de las cosas que tendrás que sacrificar.
  • En las épocas de frío debemos prepararnos doblemente para esta etapa. Pero, durante el verano, el calor intenso también será un problema. En invierno necesitarás calefacción y en verano el aire acondicionado. El consumo de la caravana se podría disparar.

Vivir y trabajar en una caravana no es tan fácil

Si eres una persona muy sociable, es posible que tengas que perder esa costumbre de reunirte a diario con los amigos. Podrías hacer nuevos amigos en cada lugar que visites, pero posiblemente no será lo mismo y tener que decir adiós a conocidos de toda la vida seguramente no será plato de buen gusto. Al trabajar en la caravana, tampoco tendrás contacto diario con tus compañeros de trabajo. Tendrás que recurrir a Zoom y no siempre es lo ideal.

En ocasiones el ruido exterior puede llegar a molestar, puesto que en espacios reducidos los sonidos pueden amplificarse, aunque evidentemente esto puede mejorarse instalando un sistema insonorizado dentro de la caravana. Otra desventaja es que, si por casualidad llegamos a discutir con nuestra pareja, no habrá forma de separarse. Si estás conduciendo, te tocará esperar a parar y entonces tomar el aire. Pero no será lo más conveniente para parejas que no están muy asentadas y que suelen discutir.

No menos importante, viviendo en la caravana te expones a la posibilidad de ser víctima de un robo. Es posible que te desaparezca algún objeto de valor que esté dentro de la caravana. Podrías tener un seguro, pero una vez perdido, algo con valor personal es insustituible.

La realidad del nómada profesional

Es necesario saber que, aunque existen muchas ventajas, también habrás visto que las desventajas de trabajar y vivir en la caravana son notables. Por ello, solo se recomienda para aquellas personas que tienen la capacidad de enfrentarse a estos problemas y de adaptarse con eficacia. No olvides que, bajo este método de vida, siempre hay que estar preparado para todo y saber que no hay una estabilidad más allá de lo que depare la carretera y cada nuevo día. Quizá un día no te funcione la conexión a Internet porque el Wi-Fi no esté estable, y en otra ocasión encuentres un rincón fabuloso y relajante donde descansar. Te pueden ocurrir cosas buenas y malas a partes iguales.

Por suerte, tomes la decisión que tomes, no tiene que ser definitiva. Podrías probar a vivir y trabajar en una caravana para ver cómo te va. Ahora hay muchas personas que lo hacen y se está convirtiendo en una nueva tendencia de moda.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...