Consejos para delegar en tu equipo con éxito

Delegar en vuestro equipo será una de las decisiones que más os ayudarán a alcanzar el éxito y a progresar con vuestro negocio.

Intentar hacer todo el trabajo de un negocio por nosotros mismos no es la mejor de las ideas incluso cuando se trata de una nueva empresa. Cuando lo hacemos, estamos aumentando las posibilidades de fracasar de manera estrepitosa. Por ello, tenemos que aprender a delegar. Este es un consejo que dan los principales emprendedores del mundo y aquellos que han llegado a alcanzar el éxito. El problema acaba siendo, ¿Cómo conseguirlo? ¿Cómo delegar de una manera exitosa sin que se acabe convirtiendo en una misión imposible?

Nosotros os vamos a dar una serie de consejos que os ayudarán a lograrlo:

Intégrate bien con tu equipo

Es necesario que comiences creando una buena dinámica de grupo con tus empleados y que desarrolles un método de comunicación adecuado con ellos. Esto ayudará a que podáis formar un equipo que trabaja en sintonía y que, sobre todo, se sabe comunicar a lo largo de la jornada. Para que todo funcione mejor, es conveniente que conozcas a tus empleados y que entiendas sus motivaciones. Si todos avanzáis al mismo ritmo y trabajáis en sintonía, los resultados serán de calidad.

Pide ayuda

El líder infalible que lo sabe todo y que tiene todo el conocimiento y la experiencia para hacer cualquier cosa en la empresa está en decadencia. Para trabajar en equipo y delegar hay que saber pedir ayuda. Es bueno apoyarse en los demás y hacerles ver que eres un líder que se abre y que deja ver sus limitaciones de una manera honesta, no tratándolas como debilidades, sino como una realidad en la que ellos tengan una razón de ser. Eso ayudará a que la forma en la que nos ven los empleados mejore y que aprecien que somos personas que, como los demás, pueden tener debilidades o necesitar ayuda en ciertos momentos.

Comparte un objetivo

Si los empleados de una empresa no están alineados con los mismos objetivos que nosotros tenemos, las posibilidades de que su nivel de productividad alcance los máximos son reducidas. Hay que llevar a los empleados hacia un objetivo común que todos compartiremos y que ellos se sentirán felices por haber alcanzado, porque habrán formado parte de ese camino hacia el éxito. Es necesario que todo el mundo sienta, en mayor o menor medida, que de su papel depende el poder alcanzar los sueños corporativos.

El feedback es fundamental

De forma periódica hay que comunicarse con los empleados y hacerles ver si las cosas se están haciendo bien o no. Esto es necesario para no mantener al equipo de trabajo en la oscuridad. Al informarles de cómo van las cosas, de qué es lo que ha salido bien, de qué se podría mejorar y de cómo va todo en general, se conseguirá que su razón de ser dentro de la empresa sea mucho más clara y motivadora.

Da unas instrucciones claras

Delegar significa apoyarse en los miembros del equipo para que ellos, con su experiencia y conocimiento, se ocupen de parte del trabajo que nosotros tendríamos que hacer si ellos no estuvieran. Pero eso no significa que el equipo tenga en su cabeza una visión exacta de lo que queremos hacer o conseguir. Por ello, es necesario que demos unas instrucciones muy claras acerca de la planificación, de cómo debería ser aquello en lo que vayamos a trabajar y de distintos detalles sobre los procesos. Normalmente los briefings pueden parecer una pérdida de tiempo, pero si están bien elaborados evitarán muchos problemas y, sobre todo, reducirán la frustración en las personas en las que delegamos.

Equilibra el potencial de tu equipo

Tal y como una empresa no debería concentrar todo su rendimiento en el trabajo que haces tú, tampoco debería asentarse en el trabajo que lleva a cabo un solo profesional dentro de la misma. Si nos acostumbramos a delegar en una persona que tiene una gran habilidad determinada para algo, lo que ocurrirá es que nos quedaremos vendidos en el momento en el que ese individuo esté de vacaciones, abandone el negocio o, por cualquier motivo, no pueda trabajar. Es mejor equilibrar la plantilla y no tener individuos que sean imprescindibles, porque parte de delegar consiste en tener las espaldas cubiertas a muchos niveles y de la manera más versátil posible.

Despierta la creatividad

Si quieres que los miembros del equipo hagan uso de todo su talento y que no se limiten a seguir unos pasos concretos, trata de fomentar la creatividad de los empleados. No impidas que aporten sus ideas y que den consejos o nos hagan ver posibilidades en las que quizá no hayamos llegado a pensar. Es posible que de esa creatividad dependa parte del futuro de nuestro negocio.

Y, ante todo, intenta que la relación entre todos los empleados sea cordial y que exista una buena sensación de compañerismo. Al delegar te sentirás más libre de poder llevar a cabo tareas para las que, hasta ahora, nunca habías tenido tiempo. Eso se representará como una gran victoria para tu negocio.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...