Curso Tu negocio online Vol. 01 – Cómo elegir el nombre de tu dominio web

Te instruimos sobre lo que debes tener en cuenta antes de llevar a cabo la elección y el registro de tu dominio.

Tu nombre de dominio es tu cara en la red. Es una de las elecciones más importantes que vas a realizar en el momento en el cual comiences a trabajar en la llegada de tu negocio a Internet. ¿Cómo conseguir hacer la mejor elección de dominio y luego proceder a su registro?

Piensa bien en el nombre

Normalmente, si tienes una empresa, lo más recomendable es que el nombre de tu dominio sea simplemente el nombre de la misma. Existen posibilidades de que ese nombre ya se encuentre registrado, lo que no hay duda de que resultaría problemático. Eso significa que otra persona lo ha registrado con anterioridad. Y quizá pienses que tu nombre de empresa tiene su nombre de dominio libre, pero no tiene por qué ser así. Al fin y al cabo, los dominios se comparten en el mundo entero y es muy posible que otra persona ya haya pensado en registrar un dominio con ese nombre.

Más adelante te hablaremos de los lugares donde puedes hacer el registro del dominio. Por ahora, nos concentramos en la elección del nombre, lo cual se trata de un proceso complicado y que, en ocasiones, puede llegar a ser un poco correoso.

¿Qué hacer si tu nombre está registrado?

Piensa que todavía tienes una posibilidad. Uno de los aspectos que debes tener en cuenta del dominio es la extensión del mismo. Es decir, no es obligatorio que optes por el clásico “.com”. Es posible que el nombre que buscas esté registrado en el “.com”, pero que se encuentre libre en “.es” o que pueda interesarte obtenerlo en otro tipo de extensión, como “.net”. Esta es una decisión que tienes que tomar por tu propia cuenta haciendo una buena valoración.

Nosotros te recomendamos que optes por la extensión “.com” o por la “.es” si tienes intención de que tu dominio llegue a tener una cierta relevancia y autoridad. En el caso de que estés pensando en abrir una tienda online que vaya a comenzar de cero o que busques dar forma a un blog o una página de noticias, cualquier extensión podría ser válida. Asimismo, hay algunos tipos de comercio y negocio que encajan mejor con unas extensiones concretas. Hay muchas posibilidades, así que investiga y decide o espera a que tratemos este tema en una próxima entrega de nuestro curso. Hablaremos de las extensiones de dominio con más profundidad.

¿Cómo tiene que ser el nombre de tu dominio?

Hay una serie de reglas que siempre deberías tener en mente cuando vayas a hacer el registro del dominio. Por ejemplo, es necesario que el dominio sea corto. Si esperas que haya personas que entren en él debido al boca a boca o porque vean una publicidad en alguna parte, lo mejor es que la extensión sea reducida. Es mejor un dominio como “jamones.com” que “jamonmuybuenosyalcorte.com”.

La única excepción que se puede encontrar es cuando tu idea es que el dominio sea encontrado en Google en la mayor parte de los casos. Es decir, si vas a lanzar una web cuyo crecimiento se espera que proceda de buscadores en más de un 90%, no dudes en hacer un dominio específico. En este caso, un dominio largo y descriptivo como el que hemos mencionado antes, podría ser más recomendable.

Otro factor imprescindible es que el nombre del dominio sea fácil de escribir. Es mejor evitar palabras que tengan una pronunciación distinta a como se escriben o que puedan dar lugar a confusión. Piensa en todas las posibilidades que se podrían dar al escribir el nombre del dominio y valora objetivamente si alguna de ellas supone ser un obstáculo insalvable.

Toma nota de estos consejos adicionales que pueden encajar bien en tu caso:

  • Usar palabras que estén relacionadas con tu negocio
  • Comprueba la existencia de otros dominios similares que puedan competir con el tuyo
  • Incluye en tu nombre de dominio la ciudad en la que se encuentra tu negocio

Recuerda: tu dominio será también tu correo

Si vas a usar tu correo corporativo, la dirección de dominio equivaldrá también a la de tu correo electrónico. Por lo tanto, si has registrado el dominio “quesosmuyricos.com”, tu dirección de correo corporativa llegará a ser algo como joselopez@quesosmuyricos.com. También es posible que acabes usando una dirección de correo gratuita (hablaremos de este tema en otra entrega de nuestro curso), pero conviene tener en cuenta el nombre de dominio para todo.

¿Cómo saber qué dominios están disponibles?

Hacerlo a mano no es lo más conveniente. Si te dedicas a escribir cada dominio en la barra de tu navegador, seguramente perderás mucho tiempo y, además, habrá direcciones que se te escaparán. Es posible que un dominio ya esté registrado, pero que no haya sido dado de alta o que no haya ningún tipo de contenido. Por ello, es más adecuado que entres en la web de un registrador de dominios, como Go Daddy o Dominios.es, en el caso de que quieras este tipo de extensión.

Allí solo tienes que hacer una búsqueda para saber si el dominio que te interesa está disponible o no. Lo mejor de todo es que cada una de estas búsquedas no solo te dice si el dominio está registrado o no, sino que también te aporta alternativas de extensiones complementarias que te puedan interesar. Es decir, si intentas registrar “fresones.com” y ya está registrado, el sistema te dirá que “fresones.es”, “fresones.top” o “fresones.org” están libres, por poner varios ejemplos.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...