Trabajar en ONG es de solidarios

Tres jóvenes en prácticas en ONG explican lo valioso que es para su vida enfocar su día a día en ayudar a los demás y nos cuentan su experiencia.

La Cruz Roja siempre busca voluntarios

Tres jóvenes en prácticas en ONG explican lo valioso que es para su vida enfocar su día a día en ayudar a los demás. Inmaculada Laguna, Manuel Martínez y Ana Romero cuentan su experiencia trabajando para distintas ONG en España.

Inmaculada, asentada en Londres y con un trabajo estable relacionado con su especialidad, la informática, decidió a sus 31 años estudiar un posgrado enfocado a la inmigración y mediación intercultural, ya que no quería dejar atrás la vocación social que había tenido desde siempre. Le ofrecieron unas prácticas en Málaga, su ciudad natal, donde volvió para introducirse en la labor que realiza en Secretariado Gitano. “Es un tema que me apasiona, con ellos hay que hacer un trabajo muy elaborado por los estereotipos que existen y que muestran al puedo gitano unido a la marginalidad”, explica Inmaculada.

Después de siete años en Londres, el cambio ha sido muy grande, pero se muestra muy feliz con sus prácticas en la ONG, donde ofrece un refuerzo educativo a los niños y orientar laboralmente a los adultos, que “aún sufren discriminación a la hora de buscar un trabajo”.

Manuel Martínez ha estado siete años en Faisem, la Federación Andaluza para la Integración Social del Enfermo Mental. Combinando sus estudios de Educación Social en la Universidad de Málaga con su trabajo en la organización, las prácticas de la carrera las ha realizado en Arrabal-AID. “Sabía de la asociación por otros compañeros, una vez aquí he podido conocer la cantidad de programas que desarrollan y cómo funciona y se gestiona una asociación”, dice Manuel. Después de finalizar sus estudios de grado superior de Integración Social, Manuel ha convertido en su profesión la ayuda a los más necesitados.

Y es en estos mismos estudios donde Ana Romero ha comenzado su camino en el servicio social. Realizó un ciclo formativo enfocado a esta área porque siempre ha estado interesada en el trabajo social. Ha hecho sus prácticas en la asociación Málaga Acoge, donde ha acudido a la prisión de Alhaurín de la Torre para dar a conocer Málaga Acoge a los inmigrantes y que conozcan los servicios a los que pueden acceder, tanto ellos como sus familias.

También he tocado otros departamentos, doy clases de español para extranjeros, es muy gratificante, te agradecen mucho tu trabajo y su entrega me hace sentir muy bien”, comenta Ana.

Vía Málaga Hoy

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...