Recomendaciones para actualizar tus contraseñas de aplicaciones

Es importante que los profesionales mantengan la seguridad de las aplicaciones de forma constante para no sufrir sorpresas inesperadas.

La importancia de las claves en tu móvil

Hay pocas aplicaciones que sean seguras en su totalidad, y en un momento u otro se pueden convertir en el objetivo de hackers o personas con malas intenciones. Por eso es importante que los profesionales estén muy atentos a lo que ocurre en los círculos de las apps que tienen instaladas en sus dispositivos móviles y que en especial usan de forma frecuente.

Si nos enteramos de que se ha producido algún tipo de problema o filtración con una de las aplicaciones que tenemos en el móvil o tablet, lo primero que tenemos que hacer es cambiar la contraseña que tuviéramos almacenada. Esto se debe a que si se produce una filtración y se roban las contraseñas previas, el acceso a nuestro perfil se pondrá en peligro debido a que la contraseña podría haber caído en manos ajenas. Por lo tanto, cuanto antes cambiemos la contraseña de la aplicación, menos posibilidades habrá de que suframos algún tipo de problema debido a ello.

¿Y qué contraseña elegir? Esta es una pregunta frecuente por parte de los usuarios, que no se terminan de poner de acuerdo en si lo mejor es una clave que puedan recordar con facilidad o una que sea especialmente complicada. Lo ideal termina siendo una combinación de ambas decisiones.

Las contraseñas más utilizadas en el mundo de los programas y las aplicaciones acaban siendo también las menos usadas. Se tiende a repetir mucho una contraseña como «123456789», lo que se convierte en una de las peores decisiones que podamos llegar a tomar. No seleccionemos esta clave ni una que se le parezca, porque son las primeras opciones que prueban los hackers a la hora de intentar saltarse las defensas que tienen los registros de usuario de las herramientas más sensibles. Tampoco pensemos en contraseñas similares que tengan un método fácil de recordatorio pero que sean demasiado comunes. No usemos nuestra fecha de cumpleaños, ni tampoco un nombre o algo similar que sea posible relacionar con nuestra cuenta de usuario. Es posible que ese perfil no desvele la información de la contraseña, pero sí podría hacerlo otro perfil vinculado a nuestra dirección.

Si no somos capaces de memorizar muchas contraseñas complicadas, es bueno que tengamos un archivo donde se guarden las claves, pero a ser posible en formato impreso y no dentro del dispositivo, porque también podría ser accedido por parte de los hackers. En general hay que tener mucho cuidado con estas filtraciones de contraseñas.

Foto: Ron Bennetts

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...