La morosidad de las pequeñas y medianas empresas dispara las alarmas de los bancos

Los nuevos datos de morosidad por parte de las pymes han hecho encender las alarmas en las entidades bancarias. Esta morosidad tiene su origen en compañías que no están dedicadas a la construcción y sobre todo en las de menor dimensión que no pueden hacer frente a los impagos.

Los nuevos datos de morosidad por parte de las pymes han hecho encender las alarmas en las entidades bancarias. Esta morosidad tiene su origen en compañías que no están dedicadas a la construcción y sobre todo en las de menor dimensión que no pueden hacer frente a los impagos.

Goldman Sachs

Goldman Sachs ha calculado la proporción de morosidad respecto a estas pymes y afirma que puede alcanzar el 12%. El Banco Popular señala que la morosidad de sus pymes ha ascendido del 6,5% al 7,5% en un año y el Banco Sabadell ha pasado de un 5,69% a un 6,31% en el último trimestre. Por otra parte, el BBVA ha afirmado que ha llegado al 9,8%, respecto al 8,9% del Banco Santander y el 5,7% de Banesto.

Ángel Cano, consejero delegado de BBVA ha comentado que “aunque la morosidad se estabiliza en España, llevamos cinco trimestres de aumento en empresas y negocios”. Por su parte, Jaime Guardiola, del Banco Sabadell, señala que estos datos se deben a la fragilidad de la economía del país.

Los analistas y bancos de negocios consideran que “una mayor debilidad económica estimulará un mayor deterioro de la calidad crediticia, de forma particular en los préstamos no relacionados con el inmobiliario”. La agencia de calificación Fitch ha señalado que el plan económico llevado a cabo para facilitar a las empresas el ingreso de las cantidades que les adeudan las administraciones territoriales (35.000 millones de euros) podría reducirse en un 2%.

Debido a que gran parte de las facturas se pagarán a través del sistema bancario, las entidades bancarias tendrán la posibilidad de recuperar las cantidades que les deben las pymes y reducir así dicha morosidad.

Las pymes tendrán que renunciar a cualquier tipo de interés por el retraso de los cobros y no podrán descuidar sus cuentas pendientes. La ley de Enjuiciamiento Civil estima que las cuentas bancarias podrán inmovilizarse hasta que se realice el pago pendiente.

La solución podría estar en el acuerdo entre las partes, de forma que el banco cobra de la institución pública y acto seguido cancela la deuda que tenga con la pyme, abriendo una línea de crédito para que pueda seguir funcionando. También podrían aplicarse fórmulas mixtas como la amortización parcial del débito y refinanciación del resto.

Imagen: Dominio Público

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...