La esclavitud en Europa

La esclavitud consiste en un sistema de poder según el cual una persona carece de libertad por el hecho de estar dominada por otra. La Convención contra la Esclavitud, celebrada en 1926 por la Sociedad de Naciones (el organismo previo a la Organización de Naciones Unidas), declaró que esta práctica es ilegal, entendida como un estatus de una persona “sobre el cual se ejercen algunos de los poderes asociados al derecho de propiedad”.

Esclavitud

"La inspección y la venta de un negro"

Apareció en la Antigua Grecia. Había hombres que se consideraba que no formaban parte de ninguna clase social, sino que estaban por debajo de los demás y que su papel en la sociedad era el permitir que las personas libres se pudieran dedicar a la política o a otras ramas de conocimiento como la filosofía y las artes. La esclavitud existía, pero no estaba regulada bajo ningún concepto. A continuación, con la llegada del Imperio Romano, las tropas adquirieron nuevos esclavos por la fuerza, haciendo que el número de estas personas fuera más importante. Entonces sí se regula y se crea, por ejemplo, el sistema de manumisión, según el cual un esclavo podía ser libre si demostraba algunos méritos y que poseía grandes cualidades. Es en esta época cuando se desarrollan las guerras de los esclavos, la más famosa es la protagonizada por Espartaco, que fue una de las muchas causas de la caída del Imperio.

Pero hay más, con el descubrimiento de América, en la Edad Media, aparece la necesidad de la mano de obra barata para explotar todos los recursos naturales. En primer lugar, los indígenas servían para trabajar, pero en poco tiempo se empezaron a llevar africanos, que eran más fuertes y tenían mayor resistencia a las enfermedades del continente. Por lo tanto, en ese momento se veía a la esclavitud como mano de obra, pero también tenía un componente racista, ya que la mayoría de esclavos eran hombres negros de África, poco respetados y considerados inferiores. Durante siglos, esta práctica denigrante para el ser humano había estado totalmente aceptada y el exponente racista se perpetuó en la conciencia mayoritaria.

Actualmente, son muchos los sociólogos que creen que la esclavitud continúa vigente. Aunque en todos los estados del mundo sea considerada ilegal, hay prácticas y formas de trabajo que recuerdan a esta explotación del hombre. Así pues, todavía existen personas que viven en estas condiciones nada positivas para su integridad física y moral. Según han informado diferentes ONG, más de 400 millones de niños malviven trabajando para elaborar productos que posteriormente se venden en Occidente como móviles, reproductores mp3, etc. Ante esta situación, además como motivo del Día Mundial contra la Esclavitud Infantil, que se celebra cada 16 de abril, las instituciones han pedido la lucha contra esta realidad.

Pero no solo eso, en Europa es muy frecuente la explotación sexual. La prostitución es algo que no se puede negar su existencia aunque su imagen no favorezca el país. En España es una situación que no está regulada pero tampoco está prohibida, y es una forma de sometimiento de la mujer al poder del hombre.

Y finalmente la explotación laboral, sobre todo en aquellos sectores que requieren una mano de obra barata como la agricultura. Estas personas viven en un contexto de poco reconocimiento de sus derechos, provocando gran estrés y unas condiciones de vida muy duras. Desde el principio de los tiempos, consiste en el poder y la fuerza del más fuerte que se impone al más débil. Actualmente hay otros recursos y nuevas prácticas menos visibles para los ciudadanos, pero es su deber darse cuenta de que todas las personas nacemos del mismo modo y por lo tanto nadie debería ser inferior bajo ninguna razón.

Foto: Paukrus en Flickr

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (2 votos, media: 3,50 de 5)
3.5 5 2
Loading ... Loading ...