El asesinato de delfines en Japón

La película ‘The Cove’ es un documental que explica la lucha de Ric O’Barry, entrenador de los delfines que aparecían en la serie ‘Flipper’, para sacar a la luz las brutales matanzas de delfines en Taiji, Japón. Es un documental que desde aquí recomendamos para entender la importancia de proteger cualquier especie para que el hombre pueda mantener una relación más equilibrada con los recursos que ofrece la Tierra.

Taiji es un pueblo japonés pesquero. Dada la tradición histórica de esta práctica, se veneran mucho las ballenas y los delfines. Son motivo de orgullo e incluso tienen un museo, que más bien parece un zoológico, donde los delfines son entrenados para realizar espectáculos y acrobacias. Sin embargo, esto no es más que hipocresía. En el documental, Ric O’Barry intenta encontrar pruebas para demostrar algo que el gobierno japonés niega e intenta esconder, pero que es de sobras conocido: el brutal asesinato de ballenas.

Cada año, entre septiembre y abril, se produce la temporada de caza en Taiji. Las manadas llegan a esa región, pero los pescadores ya están preparados para acorralar a los delfines. En un primer momento, se escogen los que tienen mejor aspecto para venderlos a otros países. Cada cetáceo puede llegar a costar 150.000 dólares. Hay mucha demanda extranjera para zoológicos. Sin embargo, estos animales no se acostumbran a estar en cautividad. Aunque parecen muy felices cuando los vemos haciendo piruetas, se les atrofia el oído, el sentido que tienen más desarrollado, y tienen úlceras por el estrés que sufren. Aunque parezca sorprendente esta caza, es algo que Occidente lo potencia, no es algo tan lejano ya que, por ejemplo, el alcalde de Barcelona anunció que el Zoo de la ciudad construirá un delfinario antes de 2015 con la idea de mejorar las instalaciones del recinto.

Pero los delfines que no se escogen se asesinan cruelmente en una playa apartada, muy difícil de acceder, para limitar la visibilidad de cualquier persona que venga de fuera. Y es que a Japón no le interesa la imagen de un mar teñido de rojo por la sangre de los cetáceos. El protagonista de ‘The Cove’ planeó toda una estrategia para esconder las cámaras en rocas y árboles y captar las imágenes en alta calidad. El resultado es estremecedor, unas imágenes muy desagradables e impactantes para concienciar a la población de lo que realmente está pasando en Taiji.

La carne de los delfines se vende en el mercado mal etiquetada, diciendo que es de otra ballena. En definitiva, se vende carne barata por un precio más caro. Y lo malo no es que se está engañando a los consumidores, sino que se está poniendo en peligro la salud pública. Por la contaminación ambiental, la piel de los delfines acumula grandes cantidades de mercurio. Y el ingerir esta carne puede provocar la enfermedad de Minamata (intoxicación por mercurio).

De modo que el documental ‘The Cove’ nos enseña muchas cosas. En primer lugar, el hombre debe dejar de lucrarse y divertirse a partir del sufrimiento de las especies animales. No es ético, justo ni moral. En segundo lugar, no puede abusar de los recursos que da la naturaleza, no puede romper el equilibrio natural, ya que también le afecta a él y a su salud. El afán destructor debe ser denunciado y parado, se debe controlar y regular la matanza de animales, para evitar poner las especies en peligro de extinción.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...