Consejos para mejorar tus presentaciones

Una de las cosas que hemos descubierto con el tiempo, es como las compañías en cuanto descubren una aplicación y su correcto funcionamiento, de manera que esta les proporciona una ayuda sencilla y eficaz, siempre terminan cayendo en el error de utilizarla en exceso e incluso llegar ha el punto de que esta herramienta quede como inútil.
En el tema de las presentaciones ocurre con bastante frecuencia, ya que, dejan de ser un refuerzo de la información que queremos transmitir en las exposiciones, charlas, reuniones etc, para transformarse en un fragmento de la información que estamos transmitiendo en nuestra presentación. Por lo tanto, no debemos olvidar y tener muy presente que las exposiciones no deben de ser como una información del proyecto que estamos presentando.

La presentación no deber de utilizarse como un dato más del proyecto

Si tenemos en cuenta el motivo por el cual creamos las exposiciones , podemos comprovar que son diseñadas con el fin de que la persona asistente  le ha interesado porqué previamente pueda recurrir a ella y recuperar información, si caemos en el error comentado anteriormente ,la función de soporte a la charla no sera desarrollada. 
El objetivo final de las exposiciones es que los receptores se queden con la idea central que queremos transmitir,por este motivo, la documentación que les estamos dando se tiene que dar en un formato más idóneo, de manera que nos permita su comprobación y que este más completo ya sea delante de nuestra pyme, en nuestros estudios o en un ambito social.
La cosa más clara y fundamental que debemos tener presente es: las presentaciones no se basan en un informe, ni como acta notarial de la información con la que hemos elaborado nuestra exposición, en muchas ocasiones nos movemos en el círculo de transmitir la información con herramientas visuales. Normalmente introducimos demasiada información que  no sirven para nada, porqué la finalidad de esta es que al narrar el contenido, este pueda tener dobles objetivos. 

  • Nuestra exposición no realiza el objetivo previsto. Es mejor una diapostivia con una idea clara que un exceso de datos en varias diapositivas sin ninguna información clara del tema que estamos desarrollando.
  • El receptor muestra total indiferencia e interés sobre la información que se le está exponiendo. En realidad, al final de nuestra presentación, lo mejor es que podemos entregar una copia del documento expuesto y que el asistente la pueda ver y analizar tranquilamente cuando le apetezca.
Uno de los consejos que os damos es que una buena forma de no alargar y/o aburrir al asistente es avisar al inicio que se dará la posibilidad de dar la documentación expuesto en otro formato y por tanto al final no se compartirán los temas expuestos.
Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...