Cómo crear campañas de e-mail marketing con MailChimp

MailChimp es una herramienta muy útil para crear campañas de e-mail marketing. Permite crear listas para organizar los contactos y usuarios y crear campañas personalizadas, con plantillas, muy rápidamente.

Realizar campañas de e-mail marketing no es una tarea sencilla, porque hay muchas cosas que tener en cuenta, como buscar los contactos, crear el correo electrónico, elaborar el diseño, enviar los mails… Y, por eso, tener una herramienta que facilite la tarea puede ayudar mucho a los trabajadores que se dediquen a este campo. Os presentamos MailChimp, un programa que permite idear y llevar a cabo campañas de e-mail marketing con gran facilidad. Pensado, fundamentalmente, para pequeñas y medianas empresas, su inconveniente es que es completamente en inglés. Pero es bastante intuitivo y, una vez cogido en trunquillo, es rápido de usar.

MailChimp

El simpático mono de MailChimp

Para empezar a trabajar, hay que crear las listas. En el menú principal, se pueden crear para organizar los usuarios que tiene la empresa incluidos en su base de datos de contactos. Es bueno hacer las listas para ordenar todos los usuarios a partir de diferentes criterios (como por ejemplo compradores, suscriptores, proveedores…), pero también para encontrar los contactos con más facilidad después. Además, cabe la posibilidad de crear grupos, para incluso agrupar las listas que tengan cosas en común. Es recomendable que se creen las listas previamente a empezar a hacer campañas, porque éstas se crearán en función de los usuarios que se encuentran en las listas.

A la hora de crear las listas, se pide mucha información, como por ejemplo la dirección donde recibir las respuestas, nombre completo del destinatario y explicación de porqué se encuentra el usuario en esa lista. Esto puede sorprender pero hay que entender que se hace para intentar superar todas las barreras de spam posibles. Cuando se realizan campañas de e-mail marketing, uno de los riesgos más importantes es que el mail se quede en el spam y el receptor no llegue a abrirlo. Por eso, se pide toda esta información para demostrar que tanto remitente como destinatario se conocen (o, si más no, que el destinatario ha cedido su dirección para recibir ese mail).

Una vez creadas las listas, se empieza la campaña. Sirven para enviar informaciones o actualizaciones que las empresas quieran que los usuarios de sus listas conozcan. Se pueden hacer muchas, tantas como sean necesarias y se pueden crear específicamente para cada lista. El primer paso empieza con escoger la lista y, dentro de ella, los usuarios que la recibirán. A continuación, se debe aceptar qué informaciones se quieren recibir, como el número de personas que abren el correo, cuántas hacen click en los enlaces o cuántas lo han compartido en las redes sociales como Facebook o Twitter. Por último, se crea la campaña como tal, con unas plantillas se escoge el diseño y el texto que incluirá el mail y, finalmente, se envía. Ahora, lo único que queda es esperar que los resultados sean satisfactorios con el trabajo realizado.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...