El fantasma de la burbuja inmobiliaria sobrevuela los países desarrollados

Según Roubini, hasta 14 países podrían estar incubando una nueva burbuja inmobiliaria bastante similar a la que estalló en 2008 en algunas economías avanzadas.

edificio

Debido al carácter prolongado y complejo de la actual crisis económica, esta ha experimentado distintas fases en su desarrollo desde 2008. La primera etapa estuvo protagonizada por la crisis hipotecaria derivada de la burbuja inmobiliaria de distintos países. Ni qué decir tiene que España, además de los EEUU donde se originó el colapso, era uno de los países más dependientes de este sector en aquellos momentos. Aquella traumática experiencia podría haber «vacunado» a nuestro país, cosa que no ocurrió en otros lugares.

Más de cinco años después de la simbólica quiebra de Lehman Brothers distintos países podrían estar incubando una burbuja inmobiliaria relativamente similar a la que protagonizaron en su día España, EEUU, Islandia o Irlanda. Concretamente, David Nowakowski, analista de la consultora Roubini Global Economics, habla de catorce naciones en las que el mercado de la vivienda registra precios históricamente elevados. El motivo de este comportamiento es que las inmobiliarias locales, ajenas al frenazo del ladrillo en otras zonas, han seguido hinchando los precios ante la creciente demanda.

El resultado es una situación en la que se antoja difícil predecir qué ocurrirá a continuación. Por un lado, es probable que, tal y como aconteció en los países anteriormente señalados, la corrección de los precios no se produzca de manera gradual sino repentina. Este hecho inundaría de incertidumbre los mercados internacionales aunque los estados donde ya se ha experimentado este derrumbe podrían salir indemnes, con excepción del Reino Unido. El país europeo ha repetido algunos errores que desembocaron en el crítico 2008 y podría vivir una segunda crisis inmobiliaria.

Otros países situados en el ojo del huracán serían Francia, Suiza, Noruega, Canadá, Australia, Nueva Zelanda, Brasil, Turquía, China, Emiratos Árabes Unidos y Hong-Kong, quedando otros dos puntos a vigilar sin especificar. Como puede verse, la mayoría de países presentan una economía boyante y muy desarrollada, a pesar de que también se incluyen varias naciones emergentes. Lógicamente, cada uno de los países afectados merece un análisis específico, destacando como notas predominantes el elevado poder adquisitivo de importantes sectores sociales y la opacidad bancaria.

Vía: elEconomista

Foto: Kylir

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...