Pink Floyd manda a Facebook a freír espárragos

La respuesta del cofundador de Pink Floyd a Facebook cuando se interesaron por usar una de sus canciones de forma publicitaria, fue destructiva.

Zas en toda la boca (ponga aquí un gif animado de Padre de Familia o The Big Bang Theory). El cofundador del grupo Pink Floyd, Roger Waters, ha contado cómo el equipo de marketing de Facebook se interesó por usar una de sus canciones, “Another Brick in the Wall Part 2”, en un anuncio de Instagram. ¿Y qué les respondió? Pues no se puede decir que la respuesta no fuera contundente, ya que, aunque le habían ofrecido “una cantidad de dinero realmente alta” (tan alta que se podría decir que era obscena), él dijo que no.

La respuesta exacta fue “Jod***s. Ni de coña. Y solo lo digo, porque es un movimiento insidioso por su parte, ya que intentan apoderarse de absolutamente todo. No voy a formar parte de esa mie*** Zuckerberg.”.

En defensa de Facebook, se puede decir que no fue el propio Mark Zuckerberg el que mandó el mensaje al músico, sino que se encargó de ello su equipo de marketing. Pero el problema es que Waters no tiene en alta estima precisamente a Zuckerberg. A él también le ha dedicado algunas palabras personales aprovechando que el músico, como los grandes de su generación, no se corta un pelo.

Waters dice sobre el ejecutivo: “¿Cómo este pequeño capullo comenzó diciendo “Esa es guapa, le doy un 4 de 5, esa es fea, le daremos un 1, cómo ha conseguido tanto poder?. Y aún así, ahí está, siendo uno de los idiotas más poderosos del mundo”. Todo ello refiriéndose a FaceMash, la herramienta que precedió a Facebook y que Zuckerberg desarrolló desde su dormitorio de Harvard.

Cuenta el músico que, en la petición de los empleados de Instagram, le aplaudían por la canción (como si fuera necesario a estas alturas) y le enviaban unas palabras para dorarle la píldora. Pero, el problema, es que esas mismas palabras también le sacaron de quicio. Dice que le escribieron “el sentimiento central de esta canción prevalece mucho y es muy necesario en la actualidad”.

A ello, Waters responde que no han entendido la letra de la canción y que “aún así, la quieren usar para que Facebook e Instagram sean más poderosos de lo que ya son”. Le molestó, en este sentido, que no hubieran entendido la letra y que no vean que de lo que trata es justamente de lo que ellos están haciendo. Eso, como músico, tiene que doler. Porque que lo que criticas sea capaz de reescribir lo que piensan para beneficiarse de tu trabajo, suena terrible.

Por lo tanto, y en conclusión, la canción de Pink Floyd de 1979, clásico entre clásicos, no será usada en publicidad de Instagram y Facebook. Eso sí, el vídeo de la canción se puede ver en YouTube, que es una empresa de Google, tan mala en su terreno como Facebook. Cosas de la vida.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...