La restricción al crédito para las Pymes

Un problema que fomenta el paro juvenil

Las pequeñas y medianas empresas (pymes) objetan a las palabras de Botín del pasado martes que las exigencias de los bancos son desproporcionadas y que no se trata sólo de «problemas de solvencia» de los que van a pedir un crédito. El presidente de la patronal de pequeñas y medianas empresas (Cepyme) y vicepresidente de la CEOE, Jesús Terciado, replicó al presidente del Grupo Santander, Emilio Botín, que las exigencias de solvencia demandadas por las entidades financieras han aumentado «de forma exagerada y desaforada « en los últimos tiempos, lo que ha provocado que el crédito esté prácticamente cerrado para las empresas, no porque no exista demanda solvente.

Emilio Botín

Terciado reconoce que hay pymes menos solventes que hace unos años, pero niega que todas sean insolventes. Terciado ha explicado en una entrevista en Radio Nacional de España que lo que pasa es que para que las entidades financieras den créditos a las empresas se les exige un apoyo de solvencia personal, familiar o inmobiliario. Terciado, sin embargo, admite que hay poca demanda crediticia para proyectos de inversión, ya que la mayor parte de las empresas lo que necesitan ahora es circulante, es decir, dinero para su funcionamiento diario. Y es lo que ahora mismo está prácticamente cerrado. Empresas que hasta el año pasado o el anterior funcionaban con una cuenta de crédito sin ningún problema han visto reducida a la mitad esta cuenta de crédito y se les ha dejado sin oxígeno.

La Unión Europea apoya a las pymes a pesar de la falta de liquidez financiera a la que se enfrentan y es que los líderes decidieron la semana pasada destinar los fondos estructurales comunitarios disponibles a apoyar a las pymes ya programas de fomento del empleo juvenil. Muchos de estos jóvenes tienen proyectos prometedores como creación de servicios en la red.

José Manuel Durao Barroso, presidente de la Comisión Europea, anunció que enviará a España expertos del Ejecutivo comunitario con el objetivo de elaborar antes del próximo mes de abril un plan de acción dirigido a combatir el gran problema del paro juvenil.

En algunos países, por ejemplo España, casi uno de cada dos jóvenes dispuestos a trabajar está en paro. Barroso anunció que escribirá a los jefes de Estado y de Gobierno de los ocho países con más paro juvenil, los que superan una tasa de paro juvenil del 30%, para pedirles que pongan en marcha estos planes de acción. Además de España, se trata de Grecia, Portugal, Irlanda, Italia, Eslovaquia, Letonia y Lituania. Al parecer, estos planes combinarán fondos nacionales y de la UE.

Ahora bien, ¿se quedarán estas buenas intenciones sólo en palabras o tendrán efectividad real? Y es que en el conjunto de la UE hay actualmente 23 millones de parados, y ya se ha advertido que la tasa de desempleo seguirá siendo alta si no se mejora el ritmo de crecimiento económico. ¿De dónde saldrá el dinero para financiar estos planes de empleo? Se prevé que se realice mediante la redistribución de 22.000 millones de euros del Fondo Social Europeo que están sin utilizar y corresponden al periodo 2007-2013 para toda la UE.

Foto: UNED

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...