La apuesta de Mattel para revivir la leyenda de He-Man

La serie Masters del Universo: Revelación se ha estrenado en Netflix generando todo tipo de impresiones entre los espectadores.

Mattel, la empresa juguetera que lleva entreteniendo a niños del mundo entero desde hace décadas, ha puesto en marcha la maquinaria del revival para que una de sus propiedades más icónicas de los 80, los Masters del Universo, renazca por todo lo alto. Para ello, no ha escatimado en medios: juguetes retro, juguetes de nueva hornada y una serie en Netflix que está creada, ni más ni menos, que, por el mismísimo Kevin Smith, uno de los genios del cine independiente.

Pero el resultado, ya con los primeros 5 episodios de la serie en Netflix, ha causado revuelo. Titulada Masters del Universo: Revelación, la serie de animación se ha transformado en uno de los temas de polémica más comentados en la red.

Y eso, teniendo en cuenta todas las polémicas que está acumulando Netflix, es cuanto menos notable. Porque no se puede decir que la plataforma de streaming no esté siendo protagonista de críticas, debates y polémicas. No obstante, con la vuelta de He-Man, han llevado el debate hacia otro campo.

Una campaña de marketing desafortunada

Hay que analizar lo ocurrido con Masters del Universo: Revelación desde distintos prismas y valorándolo como una de las iniciativas de Netflix más sensibles de los últimos años. El objetivo que tenía Mattel en el momento en el cual idearon el concepto de la vuelta de He-Man era darles a los fans una continuación que partiera exactamente de donde acabó la serie original de los años 80. Querían que se entendiera como “el siguiente episodio”.

Por ello, recurrieron a Kevin Smith. Quizá no dieran en el clavo, porque es probable que esperasen que fuera un “friki” de los Masters, cuando, en realidad, el director de Clerks reconoció que a él He-Man ni le iba ni le venía. Reconoció que en la época vio la serie porque estaba en todas partes, pero que no se trataba de algo que le causase interés y, ni mucho menos, compró los juguetes.

No obstante, aún con esas declaraciones, Smith puso en marcha una campaña de marketing en la que, de la noche a la mañana, se le vio emocionado por la oportunidad de trabajar con los Masters. Es probable que, a esa emoción, en algunos vídeos representada con una sobreactuación importante, se viera motivada por el cheque que Mattel le había ingresado en su cuenta. No obstante, para los fans era algo que resultaba válido: tener a Kevin Smith comprometido con los Masters, era una buena noticia.

La campaña de marketing se formuló alrededor de la imagen de He-Man. Fue una decisión muy errónea. A veces es difícil cazar al vuelo el humor de Kevin Smith. Es un tipo particular que puede basar una película en bromas que solo reconocen sus seguidores más frikis y que luego dirige películas inquietantes y un poco repulsivas como Tusk. Solo hay que escuchar sus podcasts para saber que su humor no es precisamente el que pueda dirigir de golpe al 100% de la audiencia. Una gran parte de ella se va a quedar con cara de pocos amigos y de absoluta pérdida.

Dicho esto, la errónea campaña de marketing tenía a He-Man en primer plano. El ya clásico vídeo de promoción, en el cual se veía al héroe luchando con la canción “Holding out for a hero” de Bonnie Tyler no hacía sino crear expectación por volver a ver a He-Man soltando mandobles de espada y luchando contra los esbirros de Skeletor. Para más inri, se publicó un póster en el cual He-Man ocupaba el centro de la imagen sosteniendo las dos mitades de su espada.

Llega el estreno… ¿Dónde está He-Man?

El resumen de la serie que se puede leer en Netflix ya deja claro que no hay que esperar ver mucho a He-Man a lo largo de la serie. Pero ver los 5 episodios lo confirma. El protagonista aparece en el primer capítulo y luego se ausenta hasta que vuelve a aparecer al final de la tanda de capítulos. Su lugar de protagonismo lo ocupa Teela, una de las heroínas que ayudaba a He-Man en la serie original.

Aquí es donde empiezan los problemas. Porque, indudablemente, la nueva serie se titula Masters del Universo: Revelación, no haciendo ninguna mención a He-Man. Lo complicado, es que Mattel y Netflix crearon unas expectativas distintas con esa campaña promocional de la que hemos hablado. Y el público, por supuesto, se encontró con un sentimiento de enfado importante. Todo el mundo se preguntaba dónde estaba He-Man y qué estaba ocurriendo con la nueva forma en la que se había recuperado el universo de los Masters del Universo.

Se comenzó a hablar de agenda, de la forma en la que Netflix está intentando “lavar la cabeza” a la audiencia con sus últimas producciones. El debate es amplio y, posiblemente, no procede hablando de lo ocurrido con He-Man.

¿Qué ocurrirá en el futuro?

Conociendo a Kevin Smith, tanto al viejo Kevin Smith como al nuevo de los últimos años, es más que probable que los siguientes episodios de la serie sean muy distintos. No sería la primera vez que Smith da forma a una producción en la que genera sentimientos encontrados entre sus espectadores. Existe una gran posibilidad de ver cómo, al final, el director pone a He-Man de nuevo en primer plano para resarcirse de lo ocurrido en los primeros episodios.

Eso le permitiría terminar dejando satisfecho a ese espectador crítico con su trabajo, pero sin que se borrara todo lo que habría hecho por el camino. No obstante, también es cierto que la producción de Smith y la forma en la que ha planteado el guion, se encuentra abierta a múltiples lecturas e interpretaciones. Un doble visionado de los episodios permite ver cómo los mensajes que envía la serie son, cuanto menos, inestables.

Lo que puede parecer en un principio como un apoyo a la mujer y el feminismo, se encuentra en momentos clave con un choque radical con diálogos y comportamientos que son totalmente opuestos. Da la sensación de que Kevin Smith está jugando con los espectadores y con la forma en la que la propia Netflix plantea algunas de sus producciones.

Por ello, lo mejor que podemos decir de Masters del Universo: Revelación es que merece dos visionados para llegar a profundizar en el contenido y, ante todo, en los mensajes que transmite. Eso es lo que hace interesante esta serie como material educativo para plantear ideas de negocio y campañas de marketing. Hay mucho que desgranar y que se puede aprender de la maniobra que han puesto sobre la mesa Mattel. Netflix y Kevin Smith y que posiblemente encontrará su toque final con el estreno de los próximos episodios.

Aún falta por entender todo lo que han hecho, la manera en la que han arriesgado una licencia de décadas de éxito ante una nueva sociedad y unas normas de comunicación diferentes a las de los años 80. Pero creemos que va a haber más de una sorpresa y que todo el debate y polémica que está generando la serie es intencionada. El equipo sabe bien que ocurriría esto, porque, principalmente, ha provocado esas reacciones.

Han ido a impactar entre los espectadores, a generar contrastes y vibraciones tanto positivas como negativas, a confundir y mover al público mientras se acumulan las reproducciones en la serie. Para nosotros, quienes se encuentran detrás de la serie son los auténticos masters del universo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...