Consejos para que tu página About me sea más interesante

Si tienes dudas sobre qué escribir en el apartado About me de una web, te damos algunas ideas que te vendrán muy bien.

Cuando estás creando tu blog, página web o incluso perfil en las redes sociales, te encuentras ante el reto de dar forma a un espacio sobre ti mismo. Es el eterno “About me”, ese apartado que se puede acabar convirtiendo en un serio dolor de cabeza si no sabemos qué poner. Quizá hemos elaborado espacios importantes de nuestra web teóricamente mucho más complicados, pero nos hemos atascado con el espacio personal que debe ayudar a los visitantes a saber algo más sobre nosotros.

No creas que es algo extraño que solo te ha pasado a ti. En realidad, es un problema bastante habitual y resulta frecuente que nos atasquemos cuando llegamos a ese punto del desarrollo de la página. ¿Qué poner? ¿Ser aburridos y políticamente correctos? ¿Ser divertidos, pero quizá no demasiado? ¿Cómo improvisar algo que le guste a todo el mundo y que además nos dé una buena imagen?

En realidad, no hay una opción perfecta para elaborar el texto que te describa. Puedes optar por combinar distintas posibilidades o elegir solo una de ellas dependiendo de lo que creas que pega más con tu manera de ser o de actuar.

Por ejemplo, una idea es que recurras a hablar de tu infancia. Resulta divertido y tiene encanto. Habla de cómo conseguiste superar tu primer examen o ganar una competición deportiva cuando estabas en primaria. No olvides introducir alguna curiosidad o dato simpático que acompañe el proceso de hablar de tu infancia y tu progresión hacia la actualidad. Algunos datos curiosos y divertidos siempre ayudan a que el efecto sea más interesante.

También puedes incluir datos sobre las cosas que te gustan, el trabajo que siempre has soñado tener, tus habilidades personales, aunque no tengan relación directa con tu empleo, o incluso el lugar desde el cual te gustaría teletrabajar. No es mala idea que incorpores detalles sobre tus logros, victorias, conocimientos y que hasta hables de cuál ha sido tu mayor derrota o fracaso a lo largo de tu historia laboral. Ser abiertos con nosotros mismos y con los demás, o incluso aprender de las derrotas, nos puede ayudar a posicionarnos mejor respecto a la imagen que los demás tienen de nosotros.

Otras ideas viables son hablar de nuestros gustos deportivos, de lo que tenemos en la mesa de trabajo, de lo que comemos o de algún tipo de hábito que nos haga un poco peculiares, pero siempre desde un punto de vista más o menos positivo.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...