¿Cómo conseguir la mejor puntuación SEO en Yoast?

Te damos algunos consejos que te ayudarán a crear contenidos con Yoast en los que alcanzarás la mayor cantidad de marcas verdes.

Conseguir la mejor puntuación SEO en Yoast es algo que obsesiona a muchos redactores, periodistas y webmasters. En ocasiones da la sensación de que nos hemos convertido en esclavos de Google, del SEO y de plugins como este que nos indican cómo tenemos que escribir. Y luego, por mucho que te esfuerces, es posible que ni siquiera consigas la mejor puntuación, lo que está considerado como la doble señal verde de Yoast que tanto solemos buscar. Por lo tanto, ¿Qué podemos hacer para lograrla? ¿Cuáles son los mejores consejos que os podemos dar para que publiques tus contenidos optimizados para SEO poniendo contento al plugin y a Google al mismo tiempo?

Ante todo, lo primero que te vamos a decir es que no te obsesiones hasta el punto de cortar tu creatividad pensando en cómo hacer los mejores textos para SEO. Cumplir con las condiciones que pone Yoast es importante, porque va a ayudar a que tus contenidos se posicionen mejor, pero si los modificas mucho o alteras tu forma de escribir a favor de una más artificial, lo que estarás haciendo será restar calidad al texto. Y Google siempre ha dicho que lo más importante es la calidad de los textos (aunque luego ves bien posicionadas algunas páginas con contenidos que da pena verlos…).

Análisis de SEO

Usando Yoast SEO se hacen dos análisis: el de SEO y el de legibilidad. El primero hace un análisis exhaustivo en la forma en la que hemos preparado la parte técnica del contenido. Es decir, si hemos aplicado las recomendaciones de redacción SEO y si tenemos todo en su sitio para lanzar el contenido a la red y que se pueda posicionar de una forma conveniente. Lo primero que tenemos que añadir es una frase clave objetivo que será la que represente al contenido. No es recomendable que repitas frases entre distintos textos, ya que lo que estarás haciendo será confundir a Google y hacerle creer que tienes dos contenidos que compiten entre sí para el mismo término de posicionamiento.

A continuación, tienes la vista de Google para que veas cómo se posicionará. Pero antes de revisarla, tienes que rellenar los siguientes apartados. Edita el snippet y rellena el título, si quieres poner uno alternativo al que se verá en tu web, el slug (para que no sea demasiado largo ni confuso) y la meta descripción. Este último elemento es muy importante. Si no tocas la meta descripción, lo que hará Google será capturar parte del texto del contenido para ponerla ahí, pero lo más probable es que no sea una descripción que genere muchos clics dentro de los resultados de búsqueda.

Además, te estarás exponiendo a que tu tema de WordPress pueda confundir a Google y que, al final, el texto que aparezca debajo del título sea código o partes que no proceden del contenido (como titulares de otros artículos de tu misma web). En resumen, es importante que inviertas un minuto y que escribas una descripción personalizada. Cuando lo hagas, asegúrate de que el cuadro de la descripción se pone con la marca verde que indicará que tiene la extensión adecuada. El secreto es: ni muy corta, ni muy larga.

A continuación, revisa el Análisis SEO y comprueba qué es lo que se te está recomendando hacer. Tendrás una lista de señales rojas, ámbar o verdes de los distintos puntos importantes del contenido. A partir de ahí, es tu trabajo mejorar los puntos negativos para que acaben poniéndose en verde. Por ejemplo, es posible que un punto rojo sea que no tienes enlaces salientes o internos. Eso tiene una fácil solución. En cuanto añadas los enlaces, verás que el punto rojo se convierte en ámbar o verde, dependiendo de lo que hayas hecho y cómo lo hayas hecho.

Otros aspectos que se miden en el Análisis SEO son la frase clave, la longitud y calidad de la misma, si has puesto atributos alt a la imagen, si la longitud del texto es la adecuada (como mínimo escribe 300 palabras) y si el ancho del título también es correcto. Cuantos más puntos verdes consigas, mejor llegará a posicionarse tu contenido. Pero recuerda no convertir tu artículo en un festival de modificaciones pensadas para contentar a Yoast SEO, porque no se trata de eso.

Antes de cambiar de apartado puedes añadir una frase clave relacionada si la tienes, aunque conviene no abusar de ello, marcar si se trata de un contenido esencial (solo en casos concretos, y más pensado para webs de nicho que tengan una gran raíz, por ejemplo) y si permites, por supuesto, que el contenido se indexe en Google.

Análisis de Legibilidad

La pestaña de al lado de análisis SEO es la que está dedicada a la legibilidad, la cual se refiere a un análisis que se realiza del texto que hemos escrito. Aquí es donde, a veces, se suelen producir problemas, puesto que el plugin está valorando de una manera automática un texto que hemos escrito nosotros mismos. Se pueden producir incongruencias asociadas a que el plugin no está terminando de entender nuestro estilo o la peculiaridad del texto en sí misma.

El análisis del contenido nos aportará el sistema de calificación verde, ámbar, rojo del que hemos hablado en el apartado anterior. Se valoran distintos apartados. Por ejemplo, si hemos puesto subtítulos a lo largo del texto. Esto es algo que se recomienda, pero es posible que tu texto no deba tener subtítulos. Para escribir una noticia quizá no necesites poner un subtítulo e incluso quedaría un poco mal que lo pusieras. O, si se trata de un texto estilo diario, el subtítulo tampoco sería lo más conveniente.

También se analiza la longitud de las frases, la cual Yoast recomienda que tengan 25 palabras como máximo. Si te pasas de esas palabras en tus frases, el sistema te informará de ello y te recomendará que reescribas algunas de las líneas para que sean más cortas. Esto, por supuesto, podría afectar a la calidad o expresividad del texto, por lo que lo tienes que valorar de manera inteligente para que, al final, tu artículo no acabe perdiendo su calidad original.

Otro análisis es el del examen de lectura Flesch, que se trata de una forma de estudiar si tu texto es fácil de leer o no. En este sentido, se vuelve a valorar la extensión de las frases, pero ahora también tiene importancia la cantidad de sílabas que tengan las palabras que estés utilizando. Se puede conseguir una puntuación máxima de 100 puntos que significaría que tu texto es muy fácil de leer y que lo entendería hasta un niño de 11 años. A partir de esa puntuación se van perdiendo puntos y complicando la lectura de tu texto. Por ejemplo, un texto que reciba una puntuación de entre 60 y 70 puntos, significará que se comprende con facilidad por parte de estudiantes de entre 13 y 15 años.

Si tu texto puntúa de 0 a 30 puntos, será muy difícil de leer, solo válido, según Yoast, para lectura por parte de graduados universitarios. No obstante, todo lo relacionado con el análisis Flesch es un poco ambiguo y acaba resultando otra forma de perder el tiempo si estamos obsesionados por las luces verdes del plugin de posicionamiento para webs con WordPress.

Finalmente, otros elementos que se valoran en el análisis de legibilidad son el uso de la voz pasiva, la variedad en las frases realizadas, el uso de palabras de transición y la extensión de los párrafos. Esto último es algo que ha cambiado mucho en los últimos años. De los tochos de mil palabras sin cambio de párrafo se ha pasado a párrafos cada vez más cortos, para que los usuarios los puedan leer bien en el móvil. Tenlo en cuenta, pero no te obsesiones.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...