Windows 11 no funcionará en miles de ordenadores

Microsoft tiene unos requisitos elevados para que los ordenadores puedan pasar de Windows 10 a la próxima versión del sistema operativo.

El mundo está entusiasmado por la llegada de Windows 11 a final de año. Por lo que hemos visto, va a suponer un cambio drástico en cuanto a lo que nos ofrece, en estos momentos, el sistema operativo de Microsoft. Por ello, son muchas las personas que están esperando con impaciencia el cambio. El problema, es que no todos los equipos van a poder dar el salto a Windows 11.

Más exactamente, hay que decir que no todos los ordenadores que ahora están funcionando con buen rendimiento en Windows 10 podrán actualizarse a Windows 11. Esto es algo de lo que no se está hablando de forma multitudinaria porque, sin duda, supone un serio problema para el nivel de aceptación que vaya a tener la próxima versión de la plataforma.

¿Por qué no funcionará Windows 11 en todos los ordenadores? La respuesta se encuentra en problemas de compatibilidad con los requisitos técnicos de los equipos. Hay dos requisitos que se deben satisfacer para que sea posible actualizar Windows 11 en los ordenadores que ahora mismo están usando Windows 10.

El primero de ellos es que se cumplan los requisitos técnicos. Estos requisitos incluyen que los ordenadores dispongan de una memoria RAM de, al menos, 4GB, de una memoria de almacenamiento de 64GB y de un procesador de 64 bits que funcione a un rendimiento de 1GHz. En base, estos requisitos no son tan difíciles de cumplir. La mayoría de ordenadores portátiles que se comercializan desde los últimos años, hasta los más económicos, cuentan con 4GB de memoria RAM, por poner un ejemplo. El problema es que este no es el único factor que los usuarios deben satisfacer para poder actualizar a Windows 11.

Como decimos, hay otro elemento. Se trata de que los ordenadores dispongan de un componente Trusted Platform Module (TPM). Este debe estar integrado en el hardware, y aunque es algo bastante frecuente en los últimos ordenadores que se comercializan (incluso en los de uno o dos años atrás), no ocurre de manera global en todos los equipos. Por ello, se cree que se puede convertir en un obstáculo notable para muchas personas y empresas que disponen de ordenadores de mayor antigüedad que funcionan perfectamente, pero que no disponen de este tipo de arquitectura.

No obstante, Microsoft se ha comprometido a continuar actualizando la versión de Windows 10 hasta el año 2025, por lo que los usuarios que no estén interesados en saltar a la nueva edición no se tienen que preocupar: podrán seguir trabajando tal y como lo hacen ahora.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (1 votos, media: 5,00 de 5)
5 5 1
Loading ... Loading ...