Tu web y Google, piensa siempre en el futuro

El último core update de Google ha producido efectos contundentes en miles de páginas, ¿Pero cómo plantarle cara?

Con Google no se juega. Y si juegas, hay que jugar bien. Nuestra recomendación desde el lado de la barrera del SEO, gestionando páginas web, lanzando blogs y viendo cómo algunos se dan un batacazo del que no se levantan y otros se impulsan de forma loca sin motivo aparente, es que siempre juegues mirando al futuro. Porque si reaccionas como “pollo sin cabeza” después de que Google haga un update, no llegarás a nada, te desesperarás y además perderás motivación, recursos y cordura.

Recientemente Google ha lanzado un core update que ha sido bastante escandaloso. En el momento en el que entró en vigor, el tráfico de miles de páginas web se vio condenado de la noche a la mañana. Incluso webs que habían estado en muy altas posiciones desde hace años vieron cómo sus estadísticas caían. Y eso hizo que todo tipo de webmasters se llevaran las manos a la cabeza y comenzaran a buscar culpables.

Lo cierto es que el core update ha hecho muchos ajustes en cuanto al SEO de páginas web de todo el mundo. Y ha profundizado en aspectos que quizá se habían dejado un poco colgados, como la presencia online de demasiados contenidos que no resultan útiles al usuario. Aquellos portales acostumbrados a tener miles de páginas que, en ocasiones, solo aportan dos o tres líneas de texto, están sufriendo el golpe de la actualización de una manera severa.

También se han sufrido efectos secundarios en quienes dejan sus contenidos durante un largo periodo de tiempo sin actualizar y sin supervisar. Una buena prueba de ello son las páginas que tienen la costumbre de poner código embed de YouTube y, llegado un momento, no se dan cuenta de que esos vídeos que habían enlazado se encuentran desconectados, borrados o bloqueados. Eso a Google no le gusta nada. Pongamos que la entrada donde el código embed estaba puesta se encontraba dirigida a ese vídeo, a que el usuario terminara viéndolo porque era lo que estaba buscando.

Al estar el vídeo eliminado, Google entenderá que esa página no está cumpliendo con su objetivo y reaccionará de forma muy negativa. Pongamos que ese problema nos ha ocurrido en, por ejemplo, 100 artículos de nuestra página web. ¿Qué pensáis que dirá Google de eso? No le va a gustar nada. Por ello, hay que tener en cuenta estas posibilidades y pensar en futuro.

Los códigos embed de YouTube van realmente bien. Nos ahorran mucho trabajo y le aportan valor añadido a nuestra página web y al contenido. Pero ¿Qué ocurrirá en el futuro? ¿Qué hacemos entonces? ¿No ponemos vídeos de YouTube con embed? La pregunta es complicada. Pero nos tenemos que plantear qué pasará cuando ese vídeo se haya eliminado, algo que podría ocurrir. Una buena solución sería que alojásemos los vídeos en nuestro propio canal y que así tuviéramos control sobre ellos. Incluso si alguien envía una reclamación por derechos de autor o por un problema con la música (uno de los más frecuentes de YouTube), el vídeo continuará estando disponible.

Quizá no como resultado en búsquedas de YouTube, pero sí como embed externo. Por lo tanto, evitaríamos el problema con Google. Otra opción es que hagamos una revisión de los códigos embed cada cierto tiempo. Pero esto se convierte en toda una misión imposible si contamos con una página web que disponga de cientos o miles de publicaciones, ya que no podemos ir revisándolas una por una. La última posibilidad que nos quedaría sería recurrir a un sistema de notificaciones que hiciera barridos de nuestras publicaciones de forma periódica y que nos avisara de si alguno de los vídeos ha sido eliminado.

La cuestión es que siempre pensemos en el futuro. Ahora mismo se habla mucho acerca de cuál es el movimiento idóneo sobre la forma de enfocar un contenido para que Google lo acepte bien, lo impulse y no lo dañe o penalice con sus updates. Es difícil saber cómo reaccionará Google dentro de seis meses, pero de lo que nunca nos tenemos que olvidar es de que lo importante siempre sigue siendo lo mismo: pensar en aportar valor al usuario con el contenido que elaboramos.

No hay que escribir para Google, no hay que obsesionarse con las publicaciones sociales, porque cada vez tienen menos relevancia, y lo que sí hay que hacer es responder al enunciado del título del artículo de una manera conveniente y aportar profundidad. ¿Qué es lo que puede interesar al lector que entra detrás de una pregunta o duda muy concreta? Ese valor añadido nunca se ve como algo malo, sino que es un contenido adicional que puede ayudar a aumentar, por ejemplo, el tiempo que pasan los usuarios en la web una vez han entrado en ella.

Si publicáis contenido de calidad, hacéis un buen trabajo de SEO y no jugáis con fuego, al final Google os pondrá en el buen camino. También hay que recordar, eso sí, que después de un core update o de cualquier actualización de los algoritmos, no podemos esperar ver cambios en un breve periodo de tiempo. Si esta actualización nos ha afectado, por mucho que hagamos los cambios en 48 horas, no vamos a notar ninguna mejoría hasta que se produzca la siguiente gran actualización. Por lo tanto, paciencia, pensemos con claridad qué tenemos que hacer.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...