Remedios para combatir la depresión y la ansiedad

Sufrir ansiedad y depresión es cada vez más habitual, por lo que es recomendable saber cómo enfrentarnos a ello.

La pandemia ha disparado un problema que ya se estaba convirtiendo en la tónica entre muchos de los profesionales del mundo entero: los casos de depresión y ansiedad. Los expertos indican cómo en el último año y durante el periodo más intenso de confinamiento y pandemia, los niveles de personas que sufren estos problemas han aumentado de manera significativa. Si tú mismo te encuentras pasando por uno de estos episodios es importante que sepas que no estás solo y que hay soluciones para que puedas llegar a encontrarte mejor.

Varios estudios realizados durante la pandemia, en comparación al mismo tipo de prueba llevada a cabo en años anteriores, han demostrado cómo ha aumentado de forma significativa la cantidad de personas que sufren depresión en estos momentos.

Para diferenciar si lo que estamos sufriendo es ansiedad o depresión, los médicos recomiendan que nos fijemos en la manera en la que nos influyen esos pensamientos y sentimientos negativos. Por ejemplo, si el factor que nos produce estrés se introduce en nuestra vida de una manera intrusiva, afectándonos al día a día, se trata de un caso de ansiedad. Por su parte, si lo que sentimos es una sensación de tristeza permanente que no se olvida ni se pasa, estamos sufriendo depresión.

La ansiedad, según los estudios, se ha producido de una manera mayor entre quienes se ocupan de la casa. Sobre todo, se ha registrado en los casos de amas de casa, incluso teniendo en cuenta que ahora las tareas del hogar se dividen entre los dos miembros de la pareja. La pandemia ha sido terrible para estas personas más hogareñas porque no solo han tenido que lidiar con sus propios problemas, sino que se han encontrado, de la noche a la mañana, enfrentándose también de manera pasiva a las dificultades y los motivos de ansiedad de sus parejas.

A quienes trabajan, se les ha detectado una mayor frecuencia de la aparición de la depresión. Principalmente se ha encontrado relacionada con problemas laborales o económicos, todo ello potenciado por la sensación de encerramiento que han provocado los confinamientos. Una vez la pandemia se está relajando, también se están reduciendo los casos problemáticos, pero el poso que ha dejado esta crisis médica ha llevado a muchas personas a verse envueltas en sentimientos permanentes de depresión y ansiedad que ahora requieren apoyo.

Soluciones para la ansiedad y la depresión

Siempre hay que pensar en recurrir a un profesional para poder encauzar el proceso de recuperación. No hay que sentirse avergonzados ni pensar nada negativo de estos servicios de terapia. En realidad, tienen capacidad para cambiar la vida de cualquier persona que se encuentre pasando por un mal momento. No obstante, antes de ello se puede comenzar con distintos procesos que ayuden a sentirse mejor poco a poco.

Por ejemplo, es importante echar la mirada atrás y pensar en qué era aquello que te proporcionaba felicidad antes de comenzar a sufrir la depresión o la ansiedad. ¿Qué tipo de actividades te hacían sentir bien que ahora no practicas y que recuerdas con una sonrisa? Hay que intentar llevarlas a cabo de vez en cuando. Además, también es conveniente pensar que todos necesitamos dedicarnos un tiempo a nosotros mismos, un espacio, aunque sea breve, en el que solo importemos nosotros y que velemos por nuestra propia salud mental.

Hay todo tipo de actividades que podríamos llevar a cabo para sentirnos mejor. En realidad, todo depende de cada persona, puesto que lo que puede funcionar para una es posible que no sea tan eficiente con otra. Por ejemplo, podemos realizar actividades como disfrutar de sesiones de cine, dar paseos por lugares que nos relajen o nos transmitan una especial paz, quedar con un amigo con el que hacer algo que nos divierta, leer un libro que ya hayamos leído y que siempre nos reconforte u otras muchas posibilidades.

La meditación consciente es, asimismo, otra de las técnicas que más popularidad está obteniendo en los últimos tiempos. Con ella se eleva el beneficio de la meditación a un nivel superior y se proporciona a cada persona una oportunidad de gran valor para sentirse mejor. Este tipo de meditación consiste en realizar sesiones en las que tus cinco sentidos comiencen a trabajar en identificar distintas cosas que tengas a tu alrededor. Para ello tienes que tocar, oler, probar, escuchar y ver.

También hay que concentrarse en algo por lo que nos sintamos agradecidos, enfocarnos a aquello bueno que tengamos en nuestra vida y convertirlo en un bloque de apoyo que nos ayude a continuar en el día a día. Haciendo que nuestra mente se concentre en esas cosas que tiene nuestra vida y por las que nos sentimos agradecidos, podremos derivar todo el estrés, la ansiedad y la depresión que sentimos para que, de una vez por todas, nos podamos sentir mejor.

La lucha contra la depresión y la ansiedad es constante, así que nunca hay que bajar la guardia. Y si en algún momento necesitas ayuda profesional, no tengas problema en buscarla.

Valora esta noticia: 1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (0 votos, media: 0,00 de 5)
Loading ... Loading ...